Hay caos tarifas transporte

POR LLENNIS JIMÉNEZ
La tarifa del transporte público de pasajeros está por la libre. Cada sindicato o empresa hace los aumentos en el momento y en el monto que desea, acorta las rutas y decide la cantidad de vehículos que deben circular por una zona.

Los transportistas operan como quieren y se fracasó el programa de rotulación de vehículos que había iniciado por la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET). Ninguna institución gubernamental del transporte se considera responsable de regular el sector.

La Oficina Técnica de Transporte Terrestre (OTTT) indica que ahora es AMET la que debe normar el tránsito en el Distrito Nacional y esta, se queda en lo concerniente a la fiscalización.

Mientras que, en las calles siguen circulando los carros sin identificación, denominados piratas, los conductores aplican los reajustes el pasaje al margen de la opinión del gobierno y la ciudadanía no sabe dónde reclamar que se le garantice un transporte seguro. El sindicalista Ramón Pérez Figuereo, presidente de la Central Nacional de Transportistas Unificados (CNTU), afirmó que la OTTT y la AMET no hacen nada desde que empezó a operar la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (OPRET), en el entendido de que su director Diandino Peña, se ocuparía de reglamentar el sector.

Sin embargo, dijo que el desorden que se refleja en el transporte no parece ser del interés de nadie.

Asimismo, la CNTU y sus 46 organizaciones nacionales denunciaron que el gobierno pretende llevar el galón de gasoil a RD$150, lo que de acuerdo a su presidente, va a significar una situación de dificultad.

Sostuvo que el último aumento al gasoil fue de RD$3.70 al galón del regular y de casi cuatro pesos al gasoil premium.

Pérez Figuereo opinó que el gobierno perdió de vista que con el gasoil se moviliza la industria, el transporte masivo de pasajeros, los fletes, la producción de la tierra y el transporte de los productos del campo a la ciudad.

Calificó como un abuso del gobierno vía el Congreso de la República, el incremento de los impuestos fijos de los combustibles    por medio de la reforma fiscal, para que el galón de gasolina pague RD$10 más y el gasoil pague RD$3.17.

Manifestó que los incrementos semanales de los combustibles harán inalcanzable la gasolina y el gasoil. “Pero además, le planteamos a los senadores que el gobierno no respeta la Ley de Hidrocarburos, ni la transparentar.

Ajuicio de Pérez Figuereo, el gobierno manipula el Reglamento de la Ley de Hidrocarburos, 112-00. “Y, por eso, el gobierno ha dicho que el dólar es la base fundamental para el aumento de los combustibles, pero el dólar bajo del 51 por uno, al 28”.

Analizó que una gran parte de la población no podrá movilizarse en sus vehículos, porque la circulación de dos a tres días le costará unos RD$500, lo que traducido a dinero significará RD$15 al mes en combustible. Esto significa que el salario de los trabajadores disminuye.

Tildó de innecesario el incremento aplicado a los combustibles la semana pasada, debido a que al promulgarse la reforma fiscal, entraría en vigencia otra carga impositiva fija, al margen de lo que plantea la Ley de Hidrocarburos. “Todas las resoluciones que emite Industria y Comercio, incluso, son ilegales. Es mejor modificar la ley o anularla, porque no podemos tener un mamotreto”.

El presidente de la CNTU propuso que el cambio del precio de los combustibles se haga mensualmente y no semanalmente como acontece en este momento.

Pérez Figuereo censuró que el gobierno procure ganarse la mitad del valor de la gasolina, ya que recibe RD$60 de impuesto por la venta de cada galón y en cuanto se promulgue la reforma fiscal obtendrá RD$70.  Igualmente, dijo que en el galón de gasoil, el Estado obtienen más de nueve pesos y con los nuevos impuestos que le reconoce la reforma fiscal, conseguirá de 15 a 17 pesos.

Planteó que las autoridades tampoco respetan el subsidio al gas propano establecido en la ley para las amas de casa. Señaló que el galón de gas para las amas de casa debería costar RD$25 y no RD$47.

Dijo que la prioridad nacional en este momento es la solución del problema energético y no la construcción del Metro. “la prioridad nacional son los servicios básicos: educación, alimentación, salud”.

Lamentó que mientras el gobierno planea grandes obras, por falta de oportunidades de trabajo, todas las semanas salga gente del país en tres y cuatro yola.

Deploró que los partidos políticos actúen con demagogia frente a la población, como lo demostraron recientemente con la aprobación de la reforma fiscal con impuestos que lesionan a la gente, como el del gasoil.

El transportista Pérez Figuereo le solicitó al gobierno revisar su política económica y detener los aumentos que les son cargados a la población.