Hemocentro cambiará víacrucis vive gente para obtener la sangre

A2

Ul hemocentro que abrirá sus puertas a final de año funcionará mediante una red de 16 grandes hospitales regionales ubicados en el Gran Santo Domingo y varias provincias.
Sin embargo, no se ha previsto trabajar una Ley de Sangre, los expertos consideran que es la única forma de controlar los negocios que se dedican en forma privada a comercializar la sangre alrededor de los principales hospitales.
En esa red hospitalaria se instalarán bancos de sangre que la recopilarán y, posteriormente, será tamizada o clasificada en el hemocentro, y luego devuelta a los centros de salud a partir de sus necesidades.
Esa planificación permitirá que la sangre llegue a los pacientes que la requieren, y no que sus familiares tengan que hacer un largo y amargo periplo para que puedan salvar sus vidas.
Esas informaciones las ofrecieron María Suárez, directora técnica del Gabinete de Políticas Sociales, entidad que coordina la ejecución de la obra, y Héctor López, director de Infraestructura de la Vicepresidencia de la República.
Los dos funcionarios aseguran que aunque la sangre es un bien público al que todos tienen derecho, el centro estatal priorizará el acceso a los grupos más empobrecidos.
La gente muere por falta de sangre y su búsqueda constituye un periplo que lacera a las familias y a los individuos, insisten Suárez y López.
La centralización de la sangre en el país busca que el líquido esté presente cuando la gente lo necesite, pero a juicio del hematólogo Sócrates Sosa, es necesario que todo esté protocolizado y defiende su criterio de que exista una Ley cuyo cumplimiento impediría la proliferación de negocios comercializando la sangre con los donantes y familiares.
Las características del centro. El centro que está a punto de ser concluido en la obra física, recibirá un presupuesto de RD$3.5 millones mensuales, para gastos de personal y operacionales. Tiene dos niveles de 1500 metros de construcción y todos los equipos de laboratorio, congelador y cuartos fríos ya fueron licitados, como ordena la ley de Compras y Contrataciones, asegura López.
El edificio tiene cuatro cuartos fríos, equipos para almacenamiento, dos salas de recepción para los donantes voluntarios y consultas para entrevistar a los donantes y aplicar los protocolos que ya están establecidos.
Cada uno de los cuartos fríos tiene las temperaturas que requerirán la sangre, plaquetas y sus diferentes hemoderivados.
En el primer piso, el nuevo edificio tendrá ocho sillones, seis para donantes de sangre y dos para la toma de plaquetas, aféresis y otros hemoderivados.
Asimismo oficinas, cafetería para reponer líquido a donantes, comedor para empleados, oficinas, almacenes, área de recepción de camiones, un lugar para el descanso de los choferes
Dos generadores eléctricos de 500 y 250 kilos, respectivamente, darán energía eléctrica permanente.
El edificio cuenta con un moderno sistema de seguridad instalado, cámaras, acceso digital y sistema de alarmas contra incendio y extintores, contó López, durante un recorrido por la edificación, ubicada en la parte posterior de los hospitales, Reynaldo Almánzar, Hugo Mendoza y el que está abandonado, el Nelson Astacio.
El hemocentro será habilitado por el Ministerio de Salud en cuento esté concluido, debido a que se ha estado construyendo conforme normas internacionales y protocolos debidamente revisados.
Este proyecto fue concebido bajo la gestión del doctor Sócrates Sosa, hematólogo que trabajó para el Ministerio, pero quien renunció a la función hace unos meses.
Campaña. y recursos No basta tener un gran edificio, si la población no ha sido debidamente motivada y educada para donar sangre, dice Suárez, quien asegura que se trabaja en una campaña de concienciación a nivel nacional.
Al mismo tiempo que se deje en funcionamiento el centro, se desplegará una campaña nacional de educación e información a la ciudadanía, de forma que la gente sepa que para tener sangre, se requiere de donación gratuita.
El presupuesto de US$6.6 millones que prestó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para el proyecto del hemocentro se ha usado de la siguiente forma, de acuerdo a los datos oficiales del Gabinete.
En construcción se gastaron US$3,453,945.46, en equipamiento US$ 2,540,853.00, en unidades unidades móviles se habrían gastado US$- 455,123.00 y en la campaña de comunicación se gastaría US$400,000. Esta campaña deberá ser permanente.

El Hemocentro cuenta con 54 parqueos señalizados y cuatro para uso de las unidades móviles.
Gran demanda El país tiene grandes necesidades de sangre en renglones que aportan alta mortalidad, es el caso de la mortalidad materna, la tercera causa de muerte en este indicador ocurre por hemorragias.
Igualmente están los accidentes de tránsito, un problema de alto impacto y que genera una gran demanda de sangre, coinciden los expertos.
Un verdadero periplo debe hacer la gente cuando requiere sangre, va desde las clínicas, bancos particulares, la Cruz Roja y los medios de comunicación, solicitando ayuda para obtenerla.
El personal. Un total de 62 personas están siendo reclutadas para laborar en el hemocentro, se trata de bioanalistas, médicos, personal administrativo, un gerente y choferes.
Para la formación de este personal se llegó a un acuerdo con centros de España que llevan años de experiencia en la materia.
El personal deberá aplicar los protocolos con calidad y deberá tener sensibilidad para el trabajo con la gente que va a donar o que requiere sangre.

Demanda La República Dominicana tiene una demanda de 180 mil unidades de sangre, el hemocentro aportará 111 partidas.
El Estado busca que la República Dominicana pueda tener un 100% de donación voluntaria de sangre para el año 2019, en la actualidad el 80% del líquido es reposición voluntaria o por emergencia.
Red de sangre Para que pueda iniciar el hemocentro se requiere una red de centros que puedan servir de acopio y enviar la sangre para ser clasificada y procesada, se ha establecido.
Inicialmente 16 hospitales formarán la red, la selección se hizo tomando en cuenta la demanda de sangre a nivel nacional.
En Santo Domingo estarán los hospitales Robert Reid Cabral, Darío Contreras, Francisco Moscoso Puello y Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia.
En San Cristóbal estará el hospital regional Juan Pablo Pina y en Azua el hospital regional Taiwán.
En Barahona, el hospital Jaime Mota, y en San Juan el hospital regional
San Juan de la Maguana el Alejandro Cabral. Asimismo, en San Pedro de Macorís el hospital regional Antonio Musa, y en Higüey el hospital Nuestra Señora de la Altagracia.
Formarán parte de la red en Santiago, el hospital regional José María Cabral y Báez, en Espaillat el hospital Toribio Bencosme y en Puerto Plata, el hospital Dr Ricardo Limardo. Formarán parte de la red los hospitales San Vicente de Paúl, de San Francisco de Macorís y Luis Eduardo Bogaert de Mao Valverde. También se dispuso por demanda de la población que forme parte de la red el hospital Luis Morillo King, de La Vega


COMENTARIOS