Hípica Por Dentro. “LA TERRIBLE PIROPLASMOSIS EN EL CABALLO”

(4 de 4)
Recordemos que son dos tipos de babesias las causantes y también que solo en los 2 a 5 primeros días en la enfermedad se puede encontrar el agente causal en el interior del glóbulo rojo, después no se encuentra hasta efectuar la necropsia en el hígado, bazo, etc.
Para el tratamiento, en el mercado hay “quimioterápicos”, tales como Euflaviña, Berenil, Tripan Azul, Suplato de Quinoriun, Oxitetraciclina, Quinina, Tripaflavina, Acaprina, etc., han sido utilizados para tratar esta enfermedad. En estado agudo y avanzado los síntomas son pocos los casos que se salvan debido al destrozo causado en el organismo del caballo.
Ahora bien, ya hace años un laboratorio estadounidense de Carolina del Norte, (Burruoghts Wellcome Co. División Veterinaria) elaboró un fármaco a base de Dipropianato de Imidocarlo, bautizado como Imisol Equino.
Este producto se aplica intramuscular, 1 ml. por 60 kilos de peso y se repite a las 24 horas.
No se recomienda para potros menores de un año de edad y yeguas próximo al parto. Mizol ya ha ayudado a muchos criadores, y así lo es porque al importar un caballo o exportar, esta es una barrera que antes era infranqueable.
Ofrecemos estos datos para los amigos lectores que gustan de la hípica dominicana.


COMENTARIOS