Hípica Por Dentro. “EL PRESTIGIO DEL CABALLO ESPAÑOL”

(3 de 8)

Es evidente que caballos árabes llegaron al norte de Africa en diversas épocas, pero siempre en cantidades mínimas y nunca en forma masiva.
El historiador Ibn Kallikan lo ratifica al referir que de los doce mil hombres que al mando de Tarik (general árabe) iniciaron la invasión mahometana, únicamente doce eran árabes, y de esto no existe constancia alguna de que montaran animales provenientes de la península arábiga o de oriente.
La ubicación de Berbería, en el norte de Africa y frente a España, obliga a suponer que fueron caballos nativos de tan vasta zona geográfica los utilizados en las invasiones musulmanas y en el ulterior dominio de gran parte de la península ibérica.
Como es lógico fueron ejemplares berberiscos lo que en todo momento predominaron en los establecimientos de cría ibéricos, lo que reproducía la situación de siglos antes, la dominación romana.
El caballo español, de tamaño mediano, amplia caja torácica, pecho y cuello fuerte y musculoso, grupa en declive y cola de inserción baja.
Ofrecemos estos datos a los amigos que gustan de la hípica a nivel nacional y el origen de los caballos en diferentes países y continentes.