Hípica por dentro: “LA HIPICA EN AMERICA SOBRE EL CABALLO”

Luis Márquez

(2 de 4)
Pero volvamos al hilo de nuestras entregas. El caballo fue usado en América como medio de transporten así como elemento de trabajo y compañero de diversión. En este último renglón, las carreras fueron algo más que eso; una verdadera pasión que provocaba enorme deleite en las grandes ciudades o pequeños poblados. Como ya anotamos, las carreras de caballos “a la usanza inglesa”, fueron adoptadas por las colonias que Inglaterra poseía en nuestros continentes. A pesar de los obstáculos interpuestos por la severidad de los puritanos (por eso todavía ahora no hay carreras en Texas), se realizaban reuniones en diversos lugares. Aunque graves acontecimientos históricos perturbaron el progreso del deporte, el ambiente extraordinario, grandes recursos y el entusiasmo sin límites de los estadounidenses, llevaron el “turf” a altura insospechadas.
En algunos países sudamericanos la hípica tomó carta de naturalización más rápido que en otras naciones de Iberoamérica. Se debió a los cambios socio-económicos que se operaron.