Hípica Por Dentro. “LA TRAGEDIA DEL JOCKEY FRED ARCHER”

Luis Márquez

(7 de 13)
Cuando Fred Archer tuvo el problema con el potro “Muley Edris”, el cual lo lanzó por el aire como un muñeco, pero el jinete que no perdía su habilidad y su aplomo en las situaciones más comprometidas, lo hizo perder el equilibrio hasta hacerlo rodar por tierra de cabeza soltándolo. Con el brazo hecho polvo, Archer se puso en mano de un médico, con el objeto de quedar en condiciones de correr en el Derby. Pero la mejoría no marchaba con la celeridad deseada.
Entonces Archer abandonó al facultativo y acudió a un curandero, el cual le fabricó un fierro articulado y vendajes apropiados que le permitieron mover el brazo lastimado. Así estaba cuando montó a “Bend Or”, para dirigirse al punto de partida en Epsom Downs.
La carrera según la crónica de la época, fue sencillamente sensacional. Robert The Devil, el célebre rival de Bend Or, tomó la delantera poco después de la famosa “Esquina Tantenham”, que conduce en la bajada hasta la mitad de la larga recta final de Epsom, para después hasta la meta.
En esos momentos se acentuaron las dolencias en las manos de Bend Or. Así que Archerd se mantuvo quieto esperando los instantes decisivos para pedirle el último esfuerzo a su potro.