Hoy es el día del juicio, 30 y 20 por Emely Peguero

Cristian Mota
Cristian Mota

Hoy es el día del Juicio donde Marlon Martínez y su madre Marlín Martínez, por el presunto asesinato de la adolescente embarazada Emely Peguero, serán condenados, caso que ha sido sentenciado por la población dominicana en cada centímetro de nuestra geografía.

El ministerio público ha solicitado una condena de 30 años para Marlon y 20 años para Marlin, decisión que se encuentra en manos de los jueces María de los Ángeles Concepción, presidenta del Segundo Tribunal Colegiado de San Francisco de Macorís y de sus demás integrantes, Carminia Caminero y Víctor Inoa.

Los abogados de la familia de Emely han solicitado igual condena para los acusados de este terrible crimen que ha sensibilizado a toda la familia Dominicana.

Pero ¿qué dice la defensa de Marlon Martínez y su madre Marlin Martínez?.

En sus conclusiones la defensa solicitó que sea variada la calificación jurídica de asesinato y que en vez de esto se le juzgue por homicidio y aborto involuntario, esto para justificar legalmente una disminución significativa de la pena de 30 y 20 años que el ministerio público pide de condena al tribunal.

Marlin y Marlon.

Marlin y Marlon.

Si nos vamos a lo que establece el código penal dominicano en el artículo 319 establece que el que, por torpeza, imprudencia, inadvertencia, negligencia o inobservancia de los reglamentos, cometa homicidio involuntario, o sea causa involuntaria de él, será castigado con prisión correccional de tres meses a dos años, y multa de veinte y cinco a cien pesos (ahí ven por qué alegan homicidio involuntario.

En tanto el artículo 296, establece que el homicidio cometido con premeditación o acechanza, se califica asesinato y es castigado con la pena de treinta años según el artículo 304.

Tomando el informe, difundido por la Procuraduría General de la República, en donde detalló que en octubre del 2017 en el examen interno al cadáver de Emely encontraron restos del feto que llevaba en su vientre, contusión del cuello uterino y canal vaginal, perforación del útero con indicativos de que se aplicó una gran fuerza en esa zona y órganos dispersos propios de un aborto inducido, pues la barra de la defensa de Marlon quieren decir que este se realizó de manera involuntaria.

Apelando al artículo 317 que dice que el que, por medio de alimentos, brebajes, medicamentos, sondeos, tratamientos o de otro modo cualquiera, causare o cooperare directamente a causar el aborto de una mujer embarazada, aun cuando ésta consienta en él, será castigado con la pena de reclusión, aunque no establece la pena, por lo que ese punto queda a la apreciación de los jueces.

En cuanto a Marlin la abogada de su defensa en su conclusiones trató de demoler la acusación del ministerio público de que ella es cómplice de asesinato y lucha por reducir su actuación en este complicado caso a un simple ocultamiento de cadáver, delito que también contempla el código penal en el artículo 359 donde establece que el que ocultare o encubriere el cadáver de una persona asesinada o muerta a consecuencia de golpes o heridas, será castigado con prisión correccional de seis meses a dos años, y multa de veinte a doscientos pesos; sin perjuicio de penas más graves si resultare cómplice del delito.

Tanto Marlon como su madre Marlin ha pedido perdón por este horrendo crimen, pero si nos abocamos a lo establecido por nuestro código penal, no le queda más que escuchar la sentencia solicitada por el ministerio público.

La complejidad del caso, la forma del crimen y la mirada fija de la población ante el juzgado y sus jueces, podemos decir que la sentencia de hoy es un 30 – 20.

Emely Peguero.

Emely Peguero.