Hoy se cumplen tres años de la muerte del actor Robin Williams

Robin-Williams

California Hoy se cumplen tres años de la muerte  de Robin Williams, el astro de la comedia ganador del premio Oscar cuyas interpretaciones deslumbraron a las audiencias durante décadas.

Williams murió  en su casa en California,  el lunes 11 de agosto 2014,  tras ahorcarse,   informó la oficina policial del condado Marin, al norte de San Francisco.

De su saltó a la fama a fines de la década de 1970 como el extraterrestre en la serie televisiva “Mork and Mindy”, a su carrera con monólogos de comedia y películas como “Buenos días, Vietnam”, el bajito Williams de complexión robusta gritaba y despotricaba como si acabara de salir de un encierro en solitario. Gritón, dicharachero, maniático, parodiaba a todo el mundo desde John Wayne a Keith Richards, imitando a un inmigrante ruso con la misma facilidad que a una jauría de perros nazis.

Era una bomba vestido de señora en “Papá por siempre” o como genio en la cinta animada “Aladino”. Curiosamente, su Oscar en un papel dramático, aunque igualmente intenso, como profesor en la película de 1997 “Una mente indomable” (”Good Will Hunting”).

Durante una charla de 1989 con AP, apenas podía mantenerse sentado en su habitación de hotel o incluso mencionar la película que se supone debía promover, pues en su plática pasaba de la comedia al cosmos con total libertad.

Al igual que tantos hombres graciosos tenía ambiciones serias, lo que derivó en su Óscar como un terapeuta empático en “Una mente indomable”. También hizo llorar en “Despertares” (”Awakenings”), `’La sociedad de los poetas muertos” y “Más allá de los sueños” (”What Dreams May Come”).


COMENTARIOS