Huracán Irma afecta los poblados Cibao central

SANTIAGO.- Lluvias afectan comunidades en Moca y Santiago.  HOY   Rafael Vargas Molina
SANTIAGO.- Lluvias afectan comunidades en Moca y Santiago. HOY Rafael Vargas Molina

Moca, Hermanas, Mirabal, Santiago y Monseñor Nouel sintieron ayer los efectos del ciclón Irma, a su paso por el Norte.
En Moca, decenas de viviendas del barrio El Milito quedaron anegadas en la madrugada de ayer por la crecida del río Moca, como consecuencia de las lluvias.
Las inundaciones obligaron el desplazamiento de muchas de las familias que residen en esta zona.
Algunos vecinos desobedecieron el llamado de las autoridades por temor de que al dejar sus casas abandonadas fueran saqueadas por desaprensivos.
“Siempre nos dicen que van a ayudarnos a salir de aquí para reubicarnos en otro lugar más seguro, pero solo nos prometen cuando llegan los ciclones y nunca cumplen”, expresó Débora Henríquez, conserje en una escuela y madre de cuatro hijos que dejó su hogar como medida preventiva.
Con la ayuda de su pareja, logró colgar los colchones en la sala para que no sean afectados por las aguas. Su vivienda está a pocos metros del río, por lo que cada vez que lluevepadece el mismo drama.
En iguales condiciones está el maestro constructor Luis Heriberto Hernández. Calificó como una catástrofe las lluvias en Espaillat.

Los aguaceros también han hecho estragos en los barrios Los Panchos, Juan de Dios, La Joyita de la Piscina, Macotibio, Las Colinas, las Pocilgas y Guaucí Arriba, entre otros.
En Guaucí quedaron incomunicados por horas debido a que el puente que da acceso al municipio cabecera estaba lleno de basura y escombros arrastrados por el río. Mientras que en Las Pocilgas viviendas están a punto de colapsar por los derrumbes.
Hermanas Mirabal. Más de 500 personas damnificadas en la comunidad de Los Cacaos, destrucción de tramos carreteros y deslizamientos de tierra son parte de los daños causados por el huracán Irma en esta zona.

En un recorrido por las zonas afectadas de las comunidades montañosas y el casco urbano de los tres municipios, se pudo contactar la casi nula afluencia de personas, al parecer atendiendo las recomendaciones de las autoridades de que se mantuvieran en sus viviendas.
En la comunidad de Las Jagüitas, de Tenares, han intensificado los deslizamientos de tierra al lado del río Cenoví, lo que pone en peligro a más de 50 familias de los alrededores.
Julio González, residente en la zona, dijo que a cada momento hay deslizamientos de tierra, a tal extremo que ya la carretera que los unía con otras comunidades adyacentes colapsó de manera total.
En la comunidad de Los Cacaos, también de Tenares, además de los árboles que han caído por los vientos, un poste del tendido eléctricocayó encima de una camioneta, que transitaba por el lugar, propiedad del señor Julián González, y la cual resultó muy afectada en la parte trasera.
En Monte Llano, Jamao. En este distrito municipal, perteneciente a Salcedo, el director distrital Celso Núñez dijo que los vientos huracanados derribaron una casa y una granja avícola con más de 300 pollos en producción, lo que dejó a su propietario pérdidas que sobrepasan los RD$500,000. También en la comunidad hubo deslizamientos de tierra y derribos de árboles.
El gobernador. De acuerdo con el gobernador de la provincia Hermanas Mirabal, Luis Yapurt, hay aproximadamente 500 personas refugiadas en los municipios Salcedo, Villa Tapia y Tenares y en los distritos municipales de Blanco Arriba y Jamao.
El funcionario dijo que a los refugiados les ha llevado raciones alimenticias, colchones, y además les han proporcionado equipos médicos en los albergues.
Monseñor Nouel. En esta provincia, los mayores efectos del ciclón los sintieron los habitantes en el barrio Los Platanitos, con casas anegadas. Desde el sector agrícola fueron reportadas perdidas en plantaciones, que aun no han sido cuantificadas.
Las autoridades podrían empezar hoy a dar un reporte de los perjuicios que en materia económica dejó Irma en la zona.
En las zonas urbanas hubo árboles derribado, en sitios como en la autopista Duarte, tramo La Vega-Bonao, pero brigadas de Obras Públicas despejaron la vía.
Todas las actividades comerciales, escolares, deportivas y de transporte quedaron ayer paralizadas debido a las medidas de precaución que tomaron los organismos de socorro.
Desde las 5:00 de la mañana los aguaceros eran constantes e intensos y entrada la noche seguían.
Esa situación provocó pánico en la comunidad, por temor a que se produzcan desbordamientos de ríos y arroyos, lo que no ocurrió.

La Defensa Civil informó que mantiene un personal, listo para entrar en acción.
La gobernadora, Miriam Abreu, exhortó a la población a tomar medidas para salvar su vida.


COMENTARIOS