Huracán Michael golpearía esta tarde parte de Florida

Krystal Day, of Homosassa, Fla., left, leads a sandbag assembly line at the Old Port Cove restaurant Tuesday, Oct. 9, 2018, in Ozello, Fla. Employees were hoping to protect the restaurant from floodwaters as Hurricane Michael continues to churn in the Gulf of Mexico heading for the Florida panhandle. (AP Photo/Chris O'Meara)
Krystal Day, of Homosassa, Fla., left, leads a sandbag assembly line at the Old Port Cove restaurant Tuesday, Oct. 9, 2018, in Ozello, Fla. Employees were hoping to protect the restaurant from floodwaters as Hurricane Michael continues to churn in the Gulf of Mexico heading for the Florida panhandle. (AP Photo/Chris O'Meara)

El huracán Michael se convirtió ayer en un ciclón de fuerza mayor, con vientos máximos sostenidos de 195 km/h, horas antes de que impacte a la costa noroeste de Florida, alertó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU.
Michael se fortaleció en las últimas horas y ya tiene categoría 3 en la escala Saffir-Simpson (de un máximo de 5) mientras se dirige rumbo norte hacia la costa de Florida, de la que se encuentra a unos 375 kilómetros.
En su último boletín, el NHC advierte además que espera que el ciclón se fortalezca todavía más antes de tocar tierra durante este miércoles en la zona del “Panhandle” o del “Big Bend”, la esquina noroccidental del estado, y luego cruzará debilitado el sureste del país.
Los meteorólogos alertan que Michael, que se desplaza rumbo norte a unos 19 km/h, genera vientos huracanados, intensas lluvia y un “mortífero” aumento del nivel del mar que llegará a Florida en próximas horas.
Este aumento del nivel del mar, provocado por la marea, el fuerte oleaje y una fuerte marejada ciclónica, pudiera ser de hasta 3.9 metros de altura en algunos puntos de la costa floridana.
Los vientos huracanados se extienden desde el ojo del ciclón hasta 75 km, mientras que los de fuerza de tormenta tropical (menos de 1199 km/h) se sienten hasta a 280 km. Por este motivo, la costa noroeste de Florida, parte de la costa de Alabama, Georgia y zonas de Misisipi y Carolina del Sur, están bajo avisos y advertencias de varias categorías. Junto a los fuertes vientos y lluvias, que podrían acumular hasta 30 centímetros en algunas zonas, Michael podría provocar tornados en el noroeste y todo el norte de Florida y el sur del estado de Georgia, donde su gobernador, Nathan Deal, declaró el estado de emergencia en 92 de sus condados. Similar decisión tomó el gobernador de Florida, Rick Scott.