Ibex 35 pierde €11.187 millones en cien días de Gobierno de Sánchez

03321

En los primeros 100 días de Gobierno de Pedro Sánchez en España, el Ibex 35, principal índice del mercado bursátil español, perdió 11.187 millones de euros .
Según una publicación del diario El Mundo, esa fue la cantidad que perdió el Ibex desde la moción de censura del pasado 31 de mayo, cuando su capitalización se situó en 487.679 millones de euros, hasta los 476.492 que totalizó el lunes pasado, de acuerdo datos de Bolsas y Mercados Españoles (BME).
La reducción en términos relativos fue de 2,29%, lo que ha contribuido a situar al Ibex como el peor índice europeo en lo que va de año. “La impresión general es que hay cierta desaceleración, más en España que en Europa” y esa incertidumbre, a juicio de Ignacio Cantos, director de Inversiones de Atl Capital, se traslada a las decisiones de los inversores finales.
La patronal española de empresas CEOE revisó a la baja su previsión de crecimiento económico para 2018 y 2019 a la luz de indicadores que adelantan una desaceleración que se ha “intensificado levemente para 2018 y algo más para 2019”.
Sin embargo, la ministra española de Economía Nadia Calviño, negó cualquier atisbo de frenazo económico, indicando que la economía se comporta según las previsiones.
“No hay frenazo de la recuperación. El crecimiento será sólido en los próximos meses en Europa pero habrá que estar vigilantes. Hay consenso en que el proteccionismo es el riesgo mayor por el hecho de que retrae la inversión y lo seguimos, pero no está en nuestro control”, indicó.

La histórica moción contra Mariano Rajoy coincidió con la crisis política en Italia y acentuó la tensión en los mercados, aunque éstos se relajaron poco después en una muestra de confianza hacia el nuevo Ejecutivo socialista, según la publicación del diario El Mundo.
“Ahora, sin embargo, tres meses después y con los riesgos transalpinos más controlados, los inversores vigilan con recelo las medidas que barajan en Moncloa: la evolución del impuesto a la banca, la posible implantación de una tasa a las transacciones financieras, o las dudas en torno a un nuevo impuesto al diésel”, agrega.
“Cualquier inversor internacional que ve un gobierno con estas intenciones puede retraerse y optar por otros valores que les ofrecen más tranquilidad y seguridad”, asegura Ignacio Cantos. “No se le puede achacar toda la responsabilidad al Ejecutivo, si bien es cierto que no ofrece credibilidad”, añade.
Tampoco ayuda que el Gobierno haya elevado el objetivo de déficit pactado con Bruselas por no considerarlo un nivel “realista”, de forma que la ministra Nadia Calviño comunicó a la Comisión Europea que el nuevo compromiso se eleva medio punto en 2018 -hasta el 2,7%- y otro medio en 2019 -hasta el 1,8%-.
La propia Comisión rebajó la previsión de crecimiento para España este año del 2,9% al 2,8% y otros indicadores coyunturales como las ventas minoristas, el turismo o el índice de producción industrial empiezan a dar señales de aviso ante una posible desaceleración económica.