Iglesia Australia mantiene secreto confesión en casos abuso

Obispo Mark Coleridge
Australian Catholic Bishops Conference President Archbishop Mark Coleridge speaks to the media alongside Catholic Religious Australia President Sister Monica Cavanagh, right, during a press conference in response to the child abuse royal commission's recommendations in Sydney, Friday, Aug. 31, 2018. The Catholic Church in Australia on Friday rejected a recommendation by a government inquiry that priests be required to report evidence of child sex abuse disclosed in the confessional. The recommendation that priests be prosecuted for failing to report evidence of pedophilia heard in the confessional was a key finding in December of Australia's Royal Commission into Institutional Responses to Child Sexual Abuse. (Peter Rae/AAP Image via AP)

La Iglesia católica en Australia informó ayer que mantendrá el secreto de confesión en los casos de pederastia, al rechazar una de las 409 recomendaciones de la comisión gubernamental que investigó los abusos sexuales a menores en el país.
“Los arzobispos y líderes religiosos han aceptado, en principio, o apoyado el 98 % de las recomendaciones de la comisión. La única que no aceptamos es la recomendación 7.4, que se refiere al secreto del sacramento de penitencia”, según informe del grupo Religiosos Católicos Australianos.
La Iglesia católica australiana respondía así a las recomendaciones dadas en diciembre por la comisión que investigó la respuesta de las instituciones australianas a los casos de pederastia. A la Iglesia católica le recomendó que se enmiende la ley canónica para que el celibato no sea obligatorio, se trate el abuso sexual contra menores como un crimen y que el secreto de confesión no se aplique a casos pederastia.
La negativa a eliminar el secreto de confesión “se debe a que es contrario a nuestra fe y adversa a la libertad de culto”, según Mark Coleridge, presidente de la Conferencia de Obispos Australianos, y la hermana Monica Cavanagh, presidenta de Religiosos Católicos Australianos. Ambos líderes religiosos reafirmaron la necesidad de velar por los niños y las personas vulnerables al mismo tiempo que mantener el secreto de confesión.


COMENTARIOS