Iglesia de Chile defiende acusados de abusos

Catholic Priests Fernando Ramos, left, and Juan Ignacio Gonzalez, spokespersons for the Episcopal Conference, speak to the press about a letter from Pope Francis in Santiago, Chile, Thursday, May 31, 2018. Pope Francis became the first pope to publicly denounce a "culture of abuse and cover-up" in the Catholic Church, saying Thursday in a pastoral letter to the Chilean faithful, that he was ashamed that neither he nor Chile's Catholic leaders truly ever listened to victims as the country's abuse scandal spiraled. (AP Photo/Luis Hidalgo)

Santiago de Chile. La Iglesia católica de Chile defendió ayer a religiosos imputados en investigaciones por abusos en el seno clerical hasta que una condena no demuestre lo contrario, dijo ayer el secretario del comité de Conferencia Episcopal de Chile, obispo Fernando Ramos.
“Un principio fundamental es el de la presunción de inocencia. Nosotros estamos en contra del linchamiento público que se ha ido imponiendo en nuestra sociedad y los únicos que están llamados a declarar la inocencia o la culpabilidad de cualquier persona son los tribunales de Justicia”, afirmó.
Ramos respondió así a un pregunta de un periodista sobre la imputación del presidente de la entidad católica, el obispo Santiago Silva, por presunta comisión del delito de encubrimiento de abusos. “Ese tema lo conversamos en la asamblea (…) y mayoritariamente (se decidió) reafirmarlo en su condición de presidente de la Conferencia Episcopal basado en algunos principios que son fundamentales de la sociedad”, agregó Ramos.
Silva declaró a finales de octubre, en calidad de obispo castrense, ante Fiscalía regional de O’Higgins, que centraliza la mayoría de casos relacionados con abusos sexuales, de conciencia o confianza, pederastia, o encubrimiento que han sido denunciados hace meses.