Iglesia evangélica miente para atraer menores

1

SPINDALE.  Las autoridades le encargaron a Nancy Burnette que velase por el bienestar de dos niños entregados a una familia adoptiva. Como parte de su trabajo, visitó Word of Faith Fellowship, la iglesia evangélica que frecuentaba la pareja que los quería adoptar.

Lo que pasó allí todavía la atormenta: En medio del servicio, todos dejaron de cantar, relató Burnette, y la pastora apuntó hacia ella y la acusó de ser “una perversa”. “¡Has venido para causar conflictos!”, le gritó Jane Whaley. “¡Crees que estos niños no deberían estar aquí!”.

Asustada, Burnette se fue, pero antes les prometió a los niños, de dos y cuatro años de edad, que volvería.

Sin embargo, no pudo cumplir esa promesa.“No sabía lo dura que sería la batalla con Word of Faith y las tácticas a las que apelarían para quedarse con los niños”, declaró Burnette a la Associated Press.

Esa no fue la única vez que Word of Faith usó su poder y tácticas intimidatorias para atraer niños o impedir que se los llevasen, a menudo por iniciativa de Whaley, según decenas de entrevistas y cientos de páginas de documentos legales e informes policiales y de servicios sociales obtenidos por la AP.

Como consecuencia de esas tácticas, algunos niños han soportado prácticas violentas que violan las leyes diseñadas para protegerlos, de acuerdo con la investigación de la AP.

El estado promueve la “preservación de la familia” y procura evitar “que los niños sean ubicados innecesariamente con otras familias”. Pero la AP comprobó que algunos jóvenes han estado separados de sus padres por hasta una década pasando de familia en familia como resultado de los esfuerzos de la iglesia por mantenerlos bajo su esfera.


COMENTARIOS