Imprecisiones de Dorín Cabrera

Ubi Rivas.

José Cabrera Maldonado (Dorín) es un reputado sociólogo y mercadólogo que respeto y admiro en su rol profesional en ambas disciplinas liberales, y sus aciertos en los sondeos electorales que ha realizado desde l978, lo avalan como uno de los más certeros, creíbles y honestos, a nivel de Gallup y Penn / Schoen
Empero, hay lecturas y zurrapas que ameritan leerse y extraerse, en relación a expresiones suyas vertidas en la entrevista que concedió a El Caribe del 29 de noviembre último, que avalo, con una excepción, que desmenuzo.
Dorín afirma que el presidente Joaquín Balaguer ganó el evento electoral l986 frente al candidato del PRD, Jacobo Majluta, cuando la realidad es que el veterano etnarca y providencial perdió el certamen, siendo favorecido por el presidente de la Junta Central Electoral, doctor Caonabo Fernández Naranjo, retribuido con la embajada en París, un caro entrañable afecto del suscrito, pero el cariño no me permite apañar la verdad.
En esas elecciones, el presidente Balaguer, como en todas las anteriores, con las excepciones de l978 y l982 que ganaron mi compadre Antonio Guzmán y Salvador Jorge Blanco, el alud del PRD no pudo escamotearlo el despotismo ilustrado del ancién régimen, porque el resultado de las votaciones l986 fue Balaguer 78l, 902 votos, contra 747,924 Jacobo Majluta, que “ganó” el evento, con diferencia acotejada en su contra de apenas 33,978 votos.
Dorín pronosticó que Jacobo perdía y que Salvador quería que ganara, contrario a la disposición que conocí e identifiqué.
Antes del certamen, expresé en Palacio al presidente Jorge, que si no apoyaba a Jacobo el presidente Balaguer lo metería preso. Me pestañeó, señal suya de contrariedad, abandonando a Jacobo.
El resto es historia conocida y pan comido.