Incertidumbre en la reunión de Ginebra sobre Siria

GINEBRA. AFP. El grupo de acción sobre Siria, encargado de lograr un consenso internacional sobre una transición pacífica en este país, inició el sábado su reunión en Ginebra con dos horas de retraso debido a múltiples consultas previas.  

El inicio de la reunión tuvo dos horas de retraso debido a múltiples consultas previas. La reunión debía comenzar a las 10H00 (08H00 GMT), pero lo hizo a mediodía local (10H00 GMT). Según el programa inicial, debía terminar durante la mañana.  

El secretario británico del Foreign Office William Hague había asegurado antes de iniciarse la reunión que un acuerdo sobre la transición en Siria sigue siendo incierto debido a la oposición de Rusia y China.  

“No hemos conseguido un acuerdo con Rusia y China. Sigue siendo difícil, y no sé si será posible”, dijo Hague. “Un futuro estable para Siria implica (que el presidente Bashar al Assad) deje el poder”, añadió.  

No obstante, Moscú y Pekín tienen una opinión diferente, en particular Rusia, que descarta que la salida de Asad sea una condición indispensable para lograr una transición en Siria.  

Hague aseguró que sería “inútil” firmar un “acuerdo sin valor o un acuerdo que no permita un avance de la situación”.  

Para Rusia el destino del presidente Assad debe “ser decidido en el mercado del diálogo entre sirios y por el propio pueblo sirio”.  

La reunión, en la cual también interviene asimismo la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, intentará llegar a un acuerdo sobre un plan de transición democrática para Siria.  

Varios ministros de Relaciones Exteriores –entre ellos los de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña– habían amenazado con desistir de ir a Ginebra si la reunión corría el riesgo de no adoptar el plan propuesto por Kofi Annan, el enviado especial de la ONU y la Liga árabe para Siria..  

Rusia, aliado de Damasco, había objetado este plan de transición, que prevé la instauración de un gobierno provisorio de unión nacional, del cual podrían ser excluidos algunos responsables del gobierno sirio actual.  

El equipo de Annan, sometido a intensas presiones, optó por la discreción para no perjudicar las múltiples negociaciones en curso.  

El objetivo sigue siendo la aplicación del plan de seis puntos adoptado por el Consejo de Seguridad de la ONU, que por ahora ha quedado en la nada, comenzando por un cese efectivo de la violencia, indicó una fuente diplomática en Ginebra.  

Al mismo tiempo es necesario un acuerdo sobre las grandes etapas para la transición política que deben llevar adelante los sirios, agregó esa fuente.  

Hay grandes diferencias y cuestiones importantes siguen sin solución, pero no hay “nada más sobre la mesa”, dijo el diplomático, refiriéndose a ese plan que busca poner fin a 15 meses de una violencia que causó 15.000 muertos.  

Los protagonistas del conflicto no participan por el momento en la reunión de Ginebra.   En una entrevista para la televisión iraní, el presidente Assad volvió a acusar a los occidentales de apoyar a la rebelión en Siria y reiteró su apoyo al plan de Annan. 

 La principal coalición de la oposición siria se negó por su parte a participar en cualquier gobierno antes de que Asad abandone el poder.