Indigna a obispo ejecución de internos en Centro Corrección

A1

El obispo de esta diócesis, monseñor Santiago Rodríguez, pidió ayer de las autoridades una minuciosa investigación sobre la muerte el viernes de dos internos y las heridas a tres del Centro de Corrección y Rehabilitación. Ayer murió uno de los baleados.
Dijo que como obispo, pastor y presidente del patronato de los internos de ese penal, está consternado e indignado, ya que pudieron detenerlos, pero no matarlos, a uno incluso esposado, tirado en el suelo.
Vigilantes del penal y efectivos del Ejército de la República Dominicana, ultimaron a los internos Alfredo Ogando Hernández y a Elkis García, e hirieron de bala a José Manuel Castro y Ángel Oscar Arguelles.
En tanto, según la versión oficial, Luis Antonio Ricart sufrió golpes en la cabeza al caerse de una pared, luego de hacer contacto con un cable de alta tensión cuando trataba de fugarse.
El obispo Rodríguez entiende que hubo un gran fallo, y que es fundamental que esa acción sea investigada y pongan las cosas claras, para que la población tenga la verdad, ya que es lo ideal, para que hechos tan lamentables y bochornosos no sucedan más en las cárceles.
Indicó que si los hechos ocurrieron de la forma en la que la población lo ha entendido y como muestran los vídeos que están en las redes sociales, donde uno está incluso esposado, “reprueba” esa actitud.
Recordó que son personas, por lo que había que darle el trato como tales.
Rodríguez consideró que están en la institución para preservar a la persona, al ser humano; no denigrar al delincuente, al que cumple su pena por un acto indebido, sino ver que ahí hay un ser humano que necesita respeto a su dignidad, en la situación que sea.
“Ya basta de ejecuciones y de situaciones que dejen a la gente con ese mal sabor, que esos lugares de rehabilitación y de pagar la pena por el hecho cometido sean centros de ejecución y que tengamos que volver a pensar en lo que fue la cárcel La 40 y otros lugares”, expresó el representante de la Iglesia Católica en esta provincia.
Sostuvo que es bochornoso ante una sociedad en pleno siglo XXl que para detener a una persona, tenga que ser ejecutarla de esta manera. Entiende que para eso está la seguridad y las autoridades.