Información, intencionalidad y la entrevista del presidente con Jatnna

Mercedes Castillo

En mi época de estudiante de la carrera de Comunicación Social en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), aprendimos que no existe la información por la información, que se informa con un propósito, con una intención explícita o implícita.

El concepto es del afamado autor Camilo Taufic, quien rompió el mito de la inocencia de la información. Según el reconocido autor en su famosa obra Periodismo y Lucha de Clases, se informa, en definitiva (se escribe, habla o exhibe una película), para dirigir.

¡¿Qué intención tuvo el presidente de la República, Danilo Medina al concederle el privilegio de una entrevista en el Palacio Presidencial a Jatnna Tavárez?!

¡¿Cuál era el verdadero propósito?¡ ¡¿Por qué, para qué y qué quería comunicar públicamente, cuando no lo hacía con regularidad, o casi nunca?¡ Consideramos que lo más importante de la entrevista, es tratar de entender cuál fue la verdadera intención del presidente al comunicarse a través del programa de televisión de Jatnna Tavárez, como medio de comunicación, y con ella, de manera específica. ¡¿Por qué la escogió a ella, y no a periodistas de la talla de Luis Eduardo Lora (Huchi Lora?), por mencionar un nombre.

Ese es el meollo de la famosa ENTREVISTA DEL PRESIDENTE CON JATNNA TAVÁREZ el pasado domingo en la noche, que sin dudas, acaparó la atención de una gran parte de la población, constituyendo un palo para ella.

Ahora, ¿quién es Jatnna Tavárez? Es una comunicadora social, no periodista, que se ha caracterizado por hacer comunicación no conflictiva en la sociedad. Súper agradable, profesional y humana. Su fuerte no es abordar los problemas fundamentales de la sociedad; sino, problemas de tipo social, humano, de diversión en forma amena, elegante, entretenida y divertida.

Ella fue honesta, cuando públicamente le expresó apoyo al candidato presidencial, hoy presidente de la Republica, con todo el derecho que le asiste a estar donde se sienta bien. O sea, estamos frente a una comunicadora afecta y comprometida con el actual gobernante.

Eso explica el por qué fue escogida por el presidente para hablarle al país a través de su programa, luego de muchísimo tiempo sin comunicarse por los medios de comunicación. Había la confianza suficiente para garantizar la reverencia que quería, que es diferente al trato respetuoso que debemos guardarle al primer mandatario de la nación.

El periodista que respeta su profesión debe ser irreverente, para poder llegar a la verdad de los hechos y situaciones trascendentes que afectan grandemente a la sociedad, para eso, se debe hacer preguntas que respondan a las expectativas que tiene la sociedad en un momento determinado. Forma y fondo van de la mano. No podíamos esperar algo diferente de Jatnna, cuando ese no es el rol comunicacional que viene jugando.

¿Qué quería comunicar el presidente?
A mi modo de ver, muchas cosas. Realmente, él está consciente que el contexto social cambió, que ya no es el mismo en el que gozaba de una alta popularidad y credibilidad pública, y que disfrutó por muchos años. La situación es otra.

El panorama nacional ha cambiado. El presidente y líder de su partido y de la sociedad, con un gran olfato político sintió la necesidad de comunicar mensajes que contrarrestaran el efecto negativo que dejó en la sociedad la poderosa Marcha del Millón en contra de su gobierno y persona. No podía quedarse callado, algo debía decir.

Por eso le habló al público de las bondades de su obra de gobierno; descalificó a algunos de sus críticos por carecer de moral para hacerlo. Respondió tímidamente algunas preguntas, dejando insatisfacción en amplios sectores del país. Dijo algunas cosas intencionalmente, dejando en suspenso su posible o no aspiración presidencial. Cosa muy criticada por el desconocimiento que encierra a la Constitución, entre muchas otras lecturas que podamos darle.

Realmente es una entrevista histórica, que debe ser objeto de estudio multidisciplinariamente por profesionales de la comunicación social, la sociología, la psicología, y la política entre otras ramas del saber.
Porque en definitiva, no hay comunicación inocente, se informa, se comunica con una intención. Y eso es lo que debemos encontrar. El reto está echado.