Informe al país y compromiso

Con el mismo discurso conque agotó el rigor constitucional de rendir cuentas sobre sus ejecuciones del año 2016, el Presidente Danilo Medina asumió ante el país el compromiso de combatir la corrupción y la impunidad “caiga quien caiga”, y se declaró del lado de quienes rechazan la impunidad y falta de transparencia. Pidió que el Congreso apruebe la Ley de Extinción del Dominio y Ley de Lavado de Activos como herramientas para esa lucha y dijo que no hay vacas sagradas en su gobierno. Queda abierto un compás de espera para ver si estas expresiones materializan en acciones inconfundibles contra el peculado.
La rendición de cuentas, que estuvo cargada del tradicional optimismo por el crecimiento sostenido de la economía, la baja inflación, el auge del turismo y otros aspectos macro, incluyó una abierta defensa de las plantas a carbón de Punta Catalina y severas críticas a los sectores que impugnan esa solución alegando asuntos de transparencia, costos y ambientales. El mandatario expresó su confianza en los informes que deben rendir la comisión designada por él y una firma auditora que investigan la transparencia de la licitación y fidelidad de los valores envueltos en el proyecto.
Medina anunció soluciones que comprometerán la capacidad financiera del Estado, como son las ambiciosas transformaciones en el transporte público de pasajeros mediante el Metro, el Teleférico y rutas alimentadoras servidas por autobuses que sustituirán a los carros de concho. Anunció también un programa para mejorar la seguridad ciudadana que incluye aumentos considerables en los sueldos y prestaciones sociales de los policías y militares. También anunció la transformaciones para rescatar barrios vulnerables.
El Presidente exhibió como logros significativos los avances en educación, salud, construcción de infraestructura escolar y vial, inauguración de parques de energía eólica, solar y de biomasa, inversión en proyectos agroforestales y los resultados del apoyo brindado a pequeños y medianos productores y emprendedores por medio de políticas públicas y créditos blandos.
Medina insistió en la necesidad de producir mejoras en los salarios del sector privado y expresó optimismo en las negociaciones que se sostienen con esos propósitos. Los temas reforma fiscal y modificación del régimen laboral, muy debatidos y controversiales, fueron los grandes ausentes en este discurso de rendición de cuentas del Presidente.

 


COMENTARIOS