Innovación para evitar enfermedad de la roya

26_04_2017 HOY_MIERCOLES_260417_ Economía4 E

El joven ingeniero dominicano Jairon Franscico realiza una investigación sobre el uso de técnicas de biotecnología (fermentación en este caso) para aumentar la producción de café afectado por la roya y controlar el impacto medioambiental del procesamiento de este cultivo.

Consiste en utilizar la cáscara del café (pulpa) para extraer bacterias orgánicas que ayudan a los granos a recuperar la calidad perdida a consecuencia de la enfermedad de la roya, y que al mismo tiempo aumenta el peso y densidad del grano y la producción de las fincas.
Con su innovación obtuvo el primer lugar en el concurso de ideas brillantes de la Universidad de Kingston, en Reino Unido, con un premio de mil libras esterlinas y está en la fase de prueba piloto de su proyecto.
El estudio busca mejorar la situación del sector cafetalero, ya que la enfermedad de la roya ha mermado la producción en más de un 40% en los últimos años. Francisco es egresado de ingeniería mecánica del INTEC y ganó la beca Chevening, de Reino Unido, para estudiar ingeniería de proyectos y gestión de sistemas. Además, obtuvo un premio como emprendedor social, pues su investigación impacta las zonas cafetaleras caracterizadas por ser deprimidas.
Un beneficio importante que tendrá su proyecto es reducir la erosión, pues actualmente la cáscara del café se deposita en el suelo para fertilizar el terreno de las fincas, pero de acuerdo a estudios esto crea erosión y además aumenta la posibilidad de que las plantas se enfermen con la roya.
Indicó que se utilizan 10 libras de pulpa en el suelo por cada libra de café producido, es decir, que a largo plazo tiene un impacto ambiental considerable.
Actualmente la salida para enfrentar la roya es reemplazar las plantas por otras modificadas genéticamente. Pero el objetivo de su investigación es enriquecer el cultivo nacional utilizando la bacterias que genera la planta. Este método busca mejorar la calidad de los cultivos y reducir las condiciones para el desarrollo de la enfermedad de la roya. Dijo que ahora realizará la parte práctica de su investigación con un proyecto piloto en 75 fincas de las regiones Sur y Norte, para abarcar un promedio de 75 tareas por cada finca.
Además buscará apoyo de entidades gubernamentales que trabajan con la innovación, investigación y agricultura para seguir desarrollando su proyecto.