Insuficiencias de recursos

De deuda en deuda, de retraso en retraso de obras; de sentidas necesidades sin atención para las que ni siquiera se busca prestado… por todo eso, no luce que el Estado utilice medios suficientes y reaccione con presteza ante un cúmulo de objetivos pendientes. Que responda funcionalmente a reclamos de la sociedad. Súmese a esa limitación la distribución de recursos presupuestales que no alcanzan prioridades. Corta en cubrir impostergables planes para mejorar el ámbito judicial constreñido en sus imprescindibles tareas. Y las necesidades de los municipios a nivel nacional se han trepado a las nubes. No sus ingresos procedentes del Fisco, congelados en el tiempo.
Por gran parte del país gravita la falta de recursos para construir vías secundarias, rehabilitar con agilidad estructuras dañadas por la naturaleza en atención a urgencias de comunidades. Un buen número de hospitales opera en precariedad, y otros tantos tienen truncos los trabajos de su rehabilitación. Las funciones de proteger bosques y ríos y recuperar la operatividad de canales y represas, resultan de poco alcance; y la seguridad ciudadana en muchas comunidades provinciales está a cargo de poquísimos policías alojados en destacamentos y cuarteles en deplorables condiciones. El país es invadido por haitianos, muchos de los cuales depredan, como consecuencia de una escasa presencia de guardianes de la ley bien dotados.

Dar pronto un salto adelante

Entre quince países de la región, en los que fue medido el desarrollo de la asistencia de salud, República Dominicana quedó en el puesto 15 en una escala de 19 lo que para la presentadora del resultado, la especialista en ese campo Magdalena Rathe, debe ser motivo de mucha preocupación. El rezago se manifiesta en elevada mortalidad neonatal e infantil; de las más altas por estos sitios. Más de un factor obra en los deplorables índices que el Estado está obligado a corregir sin demoras, asumiendo la tarea de promover entre embarazadas el interés en procurar asistencia prenatal. Instalar más clínicas de atención primaria como recurso imprescindible para llevar salud y reducir la mortalidad. Acelerar el rescate de centros regionales en calamidad y concluir reconstrucciones de hospitales, es meta en la que debe ponerse máximo empeño en este momento.


COMENTARIOS