Insumos vitales para el desarrollo

Una característica común entre las sociedades desarrolladas es el esfuerzo de las autoridades por estimular el conocimiento. En esos conglomerados, alimentar la vocación por la lectura y la investigación científica son asignaturas que los Estados colocan en el orden de prioridades para alcanzar el desarrollo. Los países que no se abocan a socializar estos insumos en todos los niveles de la población, difícilmente alcanzan el desarrollo pleno. Y nuestro país, lamentablemente, es presa de esa condición que traba el progreso.
El padre Alfredo de la Cruz, rector de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), deplora que estemos en el casillero de naciones que no estimulan con suficiencia la lectura y la investigación. Y aunque valora los logros alcanzados en los niveles bajos y medios de la educación, en el empuje de la formación de maestros, deplora que no se estimule como norma la lectura ni se fomente debidamente la investigación universitaria.
El rector de la PUCMM propone una política educativa en la que, por rigor, los profesores lean un libro a la semana y los estudiantes uno por mes. Y sugiere que un 2% del PIB sea destinado a la educación superior para crear y sustentar entre las universidades una cultura de investigación científica. Él cree firmemente que estos insumos sacan del atraso y encaminan hacia el desarrollo.

Pongámosle caso a la hookah

Cuando muchas voces desvinculadas entre sí coinciden para alertar sobre un peligro, es mejor hacerles caso y que se tomen las medidas que correspondan. Desde hace tiempo la DNCD por un lado, neumólogos por el otro, y patólogos forenses desde un tercer escenario, han estado advirtiendo sobre las consecuencias desgraciadas que acarrea para la salud la inhalación de humos y vapores de hookah, un instrumento cuyo uso se ha generalizado en centros de expendio de bebidas alcohólicas. Las advertencias están basadas en decesos cuyas causas se atribuye a esta práctica.
Las autoridades sanitarias deberían tomar algún tipo de medida para evitar que este ingrediente de aparente diversión siga provocando daños entre sus asiduos, que son mayormente jóvenes que ligan las inhalaciones con el consumo de bebidas alcohólicas.


COMENTARIOS