Intec ve mujeres sufren desigualdad en varias etapas

Lourdes Contreras y Desireé Rosario, Género Intec
Lourdes Contreras y Desireé Rosario, Género Intec

Las mujeres son víctimas de desigualdades en todas las etapas de su vida, desde su nacimiento hasta la vejez, plantearon ayer expertas del Centro de Género del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC).
El juicio fue emitido por Lourdes Contreras, coordinadora del Centro, quien aseguró que más allá de la violencia de género, que año tras año deja una estela de muertes en la República Dominicana, las mujeres son víctimas de las desigualdades desde su nacimiento hasta la vejez.
Las consideraciones fueron presentadas a propósito de conmemorarse mañana 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer.

Señalan que se requiere de esfuerzos más efectivos y enérgicos para avanzar hacia la igualdad, sobre todo en la defensa de los derechos de las mujeres, tales como la paridad en la participación política, el derecho a una vida libre de violencia, y a la salud sexual y reproductiva. Asimismo, acceso a la educación integral en sexualidad, así como al empleo en igualdad de condiciones y a la no discriminación en materia salarial.

En una conferencia de prensa realizada en el INTEC, la decana del Área de Ciencia Sociales y Humanidades, profesora Elsa Alcántara, Lourdes Contreras, directora del CEG, así como Desireé del Rosario, coordinadora académica de ese organismo, alertaron que las desigualdades de género se han constituido en obstáculo para el desarrollo humano en la República Dominicana.
Esta situación se expresa desde la niñez, más de un millón de personas subalimentadas, en cuyo grupo se incluyen 65 mil niñas y niños que sufren de desnutrición crónica por una precaria ingesta de micronutrientes. Las cifras indican que la prevalencia de la desnutrición infantil crónica es particularmente elevada en los niños y las niñas de los hogares más pobres, y de aquellos de madres sin educación y con educación hasta el nivel primario.

El documento establece que hay una gran deuda pendiente con las mujeres.