“Intransigencia dictatorial Vs. Oposición en Venezuela”

OPINIO 10

Píndaro –dice Herminio-, por allá por el año 2002 recibí una invitación a visitar Venezuela y, tan pronto me enteré, salté de alegría… De inmediato, me dispuse a gestionar todo lo relativo a la obtención del visado que me permitiría pasar unos días de paseo en un país al cual no visitaba en años”… “¿Y, qué recuerdas de esa experiencia?”-le increpa Píndaro-… “Solo después de pasados estos años y de ver, cada día, el deterioro del ambiente vital en todos los rincones de ese hermano país, es que me he puesto a revivir el proceso de obtención de visado que, en su momento, solo comenté a mis cercanos familiares…”.
“Y… ¿Hay algo que te esté perturbando?… Por tu expresión, veo que quisieras contarnos algo” –le refiere Píndaro-… “Cierto… Recuerdo que luego de preparar toda la documentación a presentar, me trasladé a la parte atrás de la residencia oficial en la avenida Anacaona, donde recuerdo funcionaba el consulado y, a eso de las 5:45 de la mañana una vez la puerta fue abierta, me dispuse a ocupar un lugar más en la fila de los ya 20 aspirantes… En ese preciso momento, un oficial asignado de seguridad me indicó que tendría que volver al día siguiente…Como quería hacer realidad mi viaje, no vacilé en seguir su sugerencia…”.
“Y… ¿Cómo te fue?” –le cuestiona Píndaro-… ‘Señor… lamentablemente, también hoy están completos los 20 cupos de visado… Sé que usted vino ayer, pero durante esta semana tenemos grupos de cubanos que, por instrucciones, deben llegar a Venezuela… Mejor que no pierda el tiempo en hacer la cola… Vuelva la semana entrante’… “Fueron las palabras que me dirigió el mismo policía de servicio del día anterior-… Ante la impotencia de completar el trámite en el país, me trasladé a los Estados Unidos y, una vez en Miami, fui al consulado de ese país y, en tres horas…¡tenía el visado en mis manos!… Hoy, quince años después y viendo la desesperante situación a que ha sido sometida la mayoría de la población venezolana, es que hago un análisis retrospectivo que me dice desde cuándo se viene implementando la cubanización en el dominante sistema bolivariano”.
“Qué pena, Herminio -murmura Píndaro-, que haya una rampante ‘oposición’ gubernamental a las justificadas aspiraciones de una población… ¿Crees que el Gobierno de Maduro está en proceso de ratificarse como opositor a la ‘Oposición’, ignorando su papel de guardián de los principios democráticos, usual en los países en los que se respeta la integridad y la vida?”…
“Es muy sencillo –responde Herminio-… el término oposición, tal cual su significado, expresa: rivalidad, pugna o confrontación entre dos partes… Las partes expresan sus discrepancias con respecto al otro… Lo que está pasando en la actualidad entre los venezolanos es que el término en sí ha perdido su vigencia, y no por no tener la fuerza necesaria –porque la tiene moral y física-, sino porque el solo hecho de no existir democracia en esa nación ya ha provocado que el Gobierno se asigne el derecho de ejercer ‘oposición’ a la tradicional ‘Oposición’ que representa la población… En el sentido más llano de la palabra, para que la ‘Oposición’ prevalezca, se supone que el espíritu del pueblo debe plantearle sus propuestas a un gobierno cuyo mandato –al día de hoy- ha perdido su norte… Bajo la intransigencia, y ahora ‘oposición’ de los integrantes del Gobierno bolivariano, la ‘Oposición’ está conminada a enfrentarse con todas sus fuerzas a las acciones de quienes se esfuerzan en amedrentarles porque, por desgracia, ya sus ideas y libertad de expresión se han visto anuladas en su máxima expresión”.
“Si supieras, Herminio –le comenta Píndaro-, que la definición misma de oposición contempla que ella solo tiene vigencia si existe la democracia, ya que en los sistemas totalitarios a esta no se le permite mostrarse abiertamente, lo que promueve que se empiece a poner en práctica desde la clandestinidad”… “¡Es lo que te decía¡ –exclama Herminio-, cuando esto se da, entonces el Gobierno de turno –y este tiene ya 18 años-, él mismo se convierte en ‘oposición’… Es entonces cuando, por la propia naturaleza de lo que esa ‘oposición’ oficial está provocando, aparecen movimientos sociales que no tienen una estructura clásica en la política… ¡Aquí, vienen entonces los asesinatos, que luego son negados por las estructuras de poder -¡38 muertes hasta la fecha!-… Vienen los atropellos a la propiedad privada para justificar el miedo y la fuerza de la intransigencia”.
Ante la preocupación de Herminio, Píndaro baja su cabeza… piensa… frunce su ceño y sentencia: “La intransigencia dictatorial de la ‘oposición’ en este sistema de represión generalizada del Gobierno bolivariano a la ‘Oposición’ que ya ha sido tocada en sus entrañas por el encarcelamiento de 167 de sus líderes cuyas ideas no son afectas al actual estado de cosas, ha rasgado el tejido social venezolano el que, al fin y al cabo, será muy difícil de reparar por aquellos que hoy hacen uso de la fuerza y el engaño tratando de crear trasnochadas estructuras de poder basadas en modelos del pasado siglo XX… Pero… ¡Todavía hay luz al final de tunel!”.