Inundaciones en Puerto Plata

Los últimos meses del año pasado las torrenciales lluvias que cayeron en el país causaron graves inundaciones y daños millonarios, muchos de los cuales todavía perduran. La NOAA, siglas del Inglés de la Agencia Nacional Oceanográfica y Atmosférica de los Estados Unidos de América, las atribuye al fenómeno conocido como La Niña que debería haber desaparecido en marzo, según predicciones de la misma agencia. La Niña es parte del fenómeno denominado: Oscilación del Sur, ENSO, también por sus siglas en ese idioma, que incluye asimismo El Niño.
Los mayores daños han ocurrido en las áreas más vulnerables como los llanos del noroeste del país de difícil drenaje y en las márgenes del Yaque del Norte hinchado no solo por las afluencias normales al cauce, sino además con las descargas de la presa de Taveras. Puerto Plata no escapó a las inundaciones, su topografía particular la convierte en un caso interesante y complejo que vale la pena ver en más detalle pues se repite en Las Terrenas y de Sabana de la Mar a Miches, otras áreas con futura vocación turística podrían estar en la misma situación.
La topografía de esas áreas incluye llanos estrechos localizados entre el Océano Atlántico y una cordillera o sierra, por tanto, cuando llueve sustancialmente en las montañas el agua desciende por aguadas, arroyos y ríos a gran velocidad, también por las laderas, aunque más despacio. Las pendientes de las laderas y ríos son determinantes de la velocidad, pero cuando el agua llega al llano, la pendiente cambia bruscamente ocasionando disminución de la velocidad, en consecuencia, la profundidad del flujo aumenta y los cursos de agua crecen aún más, en los llanos encuentran el que no ha podido desaguar y se acumulan.
El nivel del Océano Atlántico puede ser más o menos alto según la marea, además, los vientos que suelen acompañar las lluvias, producen olas que penetran por los cursos de agua remansando sus descargas. En Puerto Plata se agrega también el hecho de que la ciudad está localizada a orillas del océano y las construcciones al oeste y este de ella, próximas a la orilla, bloquean la escorrentía proveniente de las laderas.
No es difícil entender las razones por las cuales Puerto Plata sufre inundaciones en distintas áreas de la ciudad con cierta frecuencia, especialmente si los aguaceros son torrenciales. Aun los de corta duración las producen, mucho más si las precipitaciones se prolongan varios días por efecto de alguna vaguada o ciclón.
Los Ángeles, California, está localizada entre las montañas San Gabriel y el Océano Pacífico en una franja costera parecida a como se sitúa Puerto Plata, guardando las diferencias de escala. Durante el invierno que es moderado, llueve mucho y ocurrían grandes inundaciones en partes de la gran urbe causando pérdidas materiales y humanas de consideración.
El problema fue atacado mediante la construcción de grandes canales de drenaje que permiten la captación y desagüe de los excesos del líquido. Es probable que el lector haya visto, en películas de Hollywood, persecuciones de vehículos de la policía, a toda carrera, por esos canales, son muy populares en historias policíacas. Los canales se completan con otras obras conexas como compuertas y bombas para agua.
Las obras tipo Los Ángeles podrían ser muy costosas para Puerto Plata y otras áreas nuestras, no obstante, las autoridades deben tener en cuenta la morfología de las zonas y las distintas interacciones con fenómenos de la naturaleza al conceder permisos de construcción. Es absolutamente necesario dejar libres, limpias, las vías de desagüe y ampliarlas si es posible, ya que a medida que se construyen carreteras, calles y edificaciones, se reduce la superficie de solum y de permeables pasan a ser impermeables incrementando la escorrentía.
Desde luego, no es posible eliminar totalmente las inundaciones que se producen a seguidas de inusuales lluvias, las vemos sucediendo en Estados ricos y pobres. Sin embargo, se mantienen bajo control en países como Alemania, Francia, Inglaterra y otros que han tomado medidas adecuadas para contener y disponer de los excesos de agua.


COMENTARIOS