Irán, decepcionado tras derrota ante España pero orgulloso de su equipo

Irán equipo

Teherán.- Los iraníes vivieron este miércoles la primera parte del partido de su selección con España llenos de optimismo por la defensa férrea de su equipo, pero las esperanzas de lograr un empate se desvanecieron con el gol de Diego Costa, dando paso a la decepción.

En el estadio Azadí de Teherán, donde por primera vez vieron hoy un partido de fútbol hombres y mujeres juntos, aunque fuera en una pantalla, la tristeza se apoderó de los miles de espectadores que durante todo el encuentro no dejaron de animar a su equipo y hacer sonar sus vuvuzelas.

Con el rostro todavía pintado con los colores nacionales y las banderas en la mano, los iraníes asumieron poco a poco un resultado que no les pilló desprevenidos pero que les complica su continuación en el Mundial.

“No puedo decir que estoy contento, ya que perdimos, pero todo el mundo vio que jugamos con mucha autoridad frente a España”, dijo a Efe Faraz Mirshá Velayatí, un estudiante de máster de 29 años. Velyatí subrayó que los futbolistas iraníes “jugaron con valor” y expresó su esperanza de que Irán gane a Portugal y pase de este modo a octavos.

“España, como siempre, hizo sus pases precisos y tuvo buena posesión del balón, pero la defensa de Irán fue muy firme”, agregó el joven. Hasta el descanso el ambiente en el estadio fue muy festivo. El público gritaba el nombre del seleccionador, Carlos Queiroz, y de sus jugadores favoritos, y se deshacía en aplausos cada vez que el equipo iraní se aproximaba a la portería española.

Poco importó en el estadio que la pantalla gigante instalada emitiera una imagen de mala calidad y que al principio hasta el sonido fuera con retraso.

Especialmente para las mujeres era una oportunidad única estar en el estadio, quedando en un segundo lugar el resultado del encuentro. Bahar, una joven de 25 años que acudió acompañada de unos amigos, dijo a Efe que era su primera vez en el estadio, pero esperaba que no fuera la última porque había sentido mucha “libertad”.

La idea era emitir ya para todo tipo de público en el estadio Azadí el duelo entre Marruecos e Irán del pasado viernes, pero el permiso necesario del Consejo Provincial de Teherán no llegó a tiempo.

El director del complejo deportivo Azadí, Naser Mahmudifard, informó hoy de la retransmisión en el estadio, pero hasta poco antes del encuentro todo apuntaba a que se iba a cancelar. La policía cortó incluso una de las entradas de la autopista a la zona e indicó que el evento había sido suspendido, aunque finalmente solucionaron el contratiempo de los permisos y los espectadores pudieron disfrutar del partido.


COMENTARIOS