Irlanda dice Iglesia debe indemnizar por muerte bebés

Clerical sex abuse protesters march to the Garden of Remembrance to hold a protest to coincide with the Papal Mass at Phoenix Park, Sunday, Aug. 26, 2018. Survivors of one of Ireland's wretched mother and baby homes were to hold their own demonstration Sunday. The location is Tuam, site of a mass grave of hundreds of babies who died at a church-run home. (Aaron Chown /PA via AP)
Clerical sex abuse protesters march to the Garden of Remembrance to hold a protest to coincide with the Papal Mass at Phoenix Park, Sunday, Aug. 26, 2018. Survivors of one of Ireland's wretched mother and baby homes were to hold their own demonstration Sunday. The location is Tuam, site of a mass grave of hundreds of babies who died at a church-run home. (Aaron Chown /PA via AP)

La ministra de Asuntos Infantiles en Irlanda, Katherine Zappone, le dijo al papa Francisco que la Iglesia católica “debería contribuir considerablemente” con fondos para indemnizar a los sobrevivientes de un antiguo orfanato religioso en donde se descubrió una enorme fosa común con restos de bebés. Los orfanatos religiosos en Irlanda albergaron a mujeres solteras embarazadas y sus bebés durante gran parte del siglo XX.
Las instituciones han sido sujetas a un intenso escrutinio público desde que un historiador local halló en 2014 los certificados de defunción de casi 800 niños que murieron en el antiguo hogar para madres y sus bebés Bon Secours en Tuam, condado de Galway, pero sólo encontró un registro de tumba para un niño.
Los investigadores después encontraron una fosa común con los restos de bebés y niños pequeños en una estructura de drenaje subterránea en la propiedad del orfanato, que era dirigido por una orden de monjas católicas y cerró en 1961. El año pasado, las pruebas de ADN develaron que los bebés tenían entre 35 semanas y 3 años, y la mayoría fueron enterrados en la década de 1950.
“Es mi firme convicción que dada la participación de la Iglesia en este vergonzoso capítulo de la historia reciente de Irlanda, debería tomar un papel práctico para atender a los lastimados y afectados”, escribió Zappone. “Creo que la Iglesia debería contribuir considerablemente con el costo de cualquier opción que decida el gobierno… Nada menos demostrará arrepentimiento”. Cientos de manifestantes marcharon por el pueblo de Tuam repitiendo los nombres de los 796 bebés y niños pequeños que murieron mientras vivían en el hogar.


COMENTARIOS