Irving Alberti un padre 24/7

1C_¡Vivir!_26_1,p01

Si algo caracteriza al humorista y presentador de televisión Irving Alberti es la sensibilidad y emotividad cuando habla sobre su familia, específicamente de sus hijos Irving Manuel (Bebo), Agatha Marie y Luis Felipe.
Aunque él no se considera el padre más extraordinario del mundo, sí se enfoca en disfrutar cada día con sus hijos.

Ahora, tras su unión matrimonial con Ysabel Aracena (Isha) ha tenido la oportunidad de agrandar su familia, y en vez de tres se ha convertido en el capitán de cinco (Bebo, Agatha, Luis, Alanna y Alisha, estas dos últimas hijas de su pareja), por lo que ha denominado a su familia “La Manada”.

Entonces ya con los hijos de él, y con las de ellas, mucho se preguntarán cuando se conformarán “Los tuyos, los míos y los nuestros”, entérate a continuación qué nos dijo al respecto.

1. ¿Qué has aprendido en tu rol de padre? Que a los hijos también hay que darles las gracias por preferir escuchar a uno en vez de tantos mensajes negativos que les trae su entorno.

2. Eres padre de dos adolescentes y un joven adulto, ¿Qué tan difícil es la crianza en estos tiempos? Hoy en día es muy difícil, porque antes solo veías lo que existía en tu casa y lo que tus padres te enseñaban, ahora ellos tienen todos los medios para ver los diferentes tipos de vida que pueden llevar.

3. ¿De tus tres hijos cuál consideras que se parece más a ti? Creo que cada uno tiene cosas parecidas a mí… el temperamento, la sensibilidad, los hábitos deportivos, las ganas de sumar y no de restar.

4. ¿Cómo has conjugado tu rol de padre y los compromisos laborales? Siempre hay tiempo para ser padre. Por más cansado que uno esté siempre dice que sí al trabajo, entonces hay que aprender que los hijos son más importantes que el trabajo, por lo que no importa lo cansado que estés, no puedes dormir si toca el tiempo de tus hijos.

5. ¿El trabajo ha afectado o te ha quitado mucho tiempo de compartir con tus hijos? No, para nada. A ellos no, siempre trato de dejarles actividades. A veces creo que me afecta más a mí que a ellos mismos cuando tengo que durar mucho trabajando sin verlos.

6. ¿Si tuvieras que autodescribirte como padre, que dirías? Que no creo que he sido algo extraordinario, sólo me los disfruto y ellos vinieron con un gen de hacer las cosas bien que me hacen las cosas más fáciles.
7. ¿Qué es lo que más te enorgullece de tus hijos? Su cortesía, educación, su forma de dar amor al entorno y que todo el mundo los recibe con amor donde quiera que llegan.
8. ¿Cuál ha sido el momento más difícil que has tenido que lidiar con tus hijos? Cuando hemos tenido que hablar de divorcio.
9. ¿Qué es lo que más disfruta con tus hijos? Su buen sentido del humor y cómo me ayudan ellos mismos a superar momentos difíciles para mí haciéndome los días felices.

10. ¿Qué te gustaría que tus hijos siempre recuerden de ti, aún cuando no estés físicamente? Que hice todo para que siempre sonrían y sean felices.
11. En estos tiempos vivimos una era de mucha violencia, ¿Qué tratas de hacer como padre para que tus hijos vayan por buen camino y aporten a la sociedad, en vez de destruirla? El deporte es lo primero. Eso es parte de la enseñanza de mi papá, y el amor al prójimo.
12. De tres, ahora tienes cinco hijos, con las dos hijas de tu esposa Isha. ¿Cómo ha sido el proceso de relación con ellas? Más que padre he pasado de ser la cabeza y capitán de tres, ahora de cinco. Ellas tienen su padre como mis hijos tienen su madre, gracias a Dios aquí nadie ha sustituido a nadie. Nos hemos convertido en un equipo donde la base es el amor, la armonía y la felicidad. La relación de todos en la casa es de una familia que al parecer tenía años conociéndose y amándose.

13. ¿Has analizado la posibilidad de tener un hijo con tu esposa Isha?Con mis años ni se evitan ni se buscan. Lo que Dios quiera que pase.

14. ¿De dónde surgió ponerle “La Manada” a tu familia? Si te montas en un vehículo con todos nosotros te darás cuenta que será la primera palabra que te viene a la mente.

15. ¿Qué pasa en casa cuando La Manada está junta? Risas y música. Todos en el mismo lugar, no importa cuántas habitaciones tenga la casa.


COMENTARIOS