Isco: O nos ponemos las pilas o nos vamos para casa

AP
AP

Redacción deportes.- Francisco Alarcón ‘Isco’, reconoció este lunes, tras el empate de la selección española ante Marruecos (2-2), que tienen que “ponerse las pilas” y mejorar muchos aspectos de su juego o, de lo contrario, quedarán eliminados. “Otra vez hemos salido al campo un poco dubitativos.

No nos puede seguir pasando porque a partir de ahora empiezan los partidos a vida o muerte y no podemos seguir regalando goles”, admitió a Telecinco el malagueño, que fue designado mejor jugador del partido. A su juicio, España está fallando en aspectos claves como el control del juego, tener más la pelota y evitar que sean partidos de ida y vuelta.

“Tenemos que jugar más fácil y no cometer errores con la pelota a balón parado”, añadió el jugador del Real Madrid, que recordó que en un Mundial “nadie te va a regalar nada”, como ocurrió este lunes con Marruecos, que ya estaba eliminada y luchó hasta el final.

Respecto al gol concedido a España tras consultar el árbitro el VAR, dijo que el videoarbitraje “está para eso, para que no te quiten puntos que hemos ganado, por lo que favorece a todo el mundo y daría coraje irte a casa por una injusticia”.

“Ahora empieza lo importante y sabemos que a partir de ahora va a ser muy difícil”, añadió Isco, que destacó que Rusia, el próximo rival de España, “está haciendo un torneo fantástico”, por lo que tendrán que hacer las cosas “muy bien” para poder eliminarla. EFE asc La selección resurgió entonces, sobre todo, por Iniesta.

Desde sus conducciones verticales, el liderazgo que se propuso con el balón, la responsabilidad que asumió y sus irrupciones entre las incontables vías que ofreció un oponente descubierto a ratos en su endeble zaga, España respondió a un momento más que inquietante. También por una intervención indispensable de De Gea.

Su primera parada en el Mundial, ya por el tercer encuentro, fue transcendente, por el resultado, por el momento, el minuto 25, apenas cinco después del empate de España, y por lo que habría supuesto otro golpe.

El segundo duelo con Boutaieb lo ganó el portero con aguante y astucia. Una parada clave, como también lo fue después, ya cerca de la hora de juego, la cruceta para repeler el trallazo de Nourredine Amrabat, para sostener a España, que tenía la posesión como siempre, pero sin la profundidad ni el desborde de antes, dos cualidades que transforman el poder del balón en un arma incontestable.

No las encuentra hasta ahora en este Mundial. Ni siquiera está aparentemente cerca. Tampoco contra Marruecos, que sin ser ni hacer nada del otro mundo la desdibujó casi siempre, encomendada a una jugada puntual para ganar el partido, como el cabezazo de Isco que sacó bajo palos Da Costa o el testarazo de Piqué que rondó el gol, mientras rebuscaba a Diego Costa y Silva, imprecisos e inadvertidos.

Ya por encima de la hora de partido, Marruecos había dispuesto al menos de las mismas ocasiones claras, sino más, que España, que ni siquiera tuvo un arrebato final ofensivo.

Ni asedió ni se acercó ya a la victoria. De hecho recibió el 1-2 de En Nesiry, que no extrañó a nadie. Empató luego por medio de Iago Aspas, allá por el minuto 91, con el uso del VAR, y se encontró de pronto el primer puesto. – Ficha técnica- 2 – España- De Gea; Carvajal, Sergio Ramos, Piqué, Jordi Alba; Sergio Busquets, Thiago (Asensio, m. 74); Silva (Rodrigo, m. 84), Iniesta, Isco; y Diego Costa (Iago Aspas, m. 74). 2 – Marruecos- Munir; Dirar, Saiss, Da Costa, Achraf; Al Ahmadi, Boussoufa; Ziyach (Bouhaddouz, m. 85), Belhanda, Nourredine Amrabat; y Boutaïeb (En Nesriy, m. 70). 0-1, m. 14- Boutaieb bate por raso a De Gea tras un error de entendimiento de Sergio Ramos con Iniesta en el medio campo. 1-1, m. 19- Isco culmina una jugada individual de Iniesta. 1-2, m. 81- En Nesiry, de cabeza tras un saque de esquina. 2-2, m. 91- Iago Aspas remata dentro del área un córner. Árbitro- Ravshan Irmatov (Uzbekistán).

Amonestó a los marroquíes El Ahmadi (m. 22), Amrabat (m. 29), Da Costa (m. 30) y Boussoufa (m. 30). Incidencias- partido correspondiente a la tercera jornada del grupo B del Mundial de Rusia 2018, disputado en el estadio de Kaliningrado ante unos 33.973 espectadores.