James Harden lidera escolta en la NBA

11_10_2018 HOY_JUEVES_111018_ Deportes4 B

Se acerca una campaña más de la NBA. Y con ella se inician los debates de quién o quiénes de los jugadores mantienen la supremacía como los mejores en sus respectivas posiciones.
En la ocasión nos enfocaremos en la denominada posición 2, conocida como escolta, la cual ha contado con jugadores ilustres, entre los que figuran Michael Jordan, Kobe Bryant, Jerry West, Clyde Drexler, Allen Iverson, George Gervin, Ray Allen y Reggie Miller por mencionar algunos nombres.
Pero en la actualidad esa distinción recae sobre James Harden, de Houston Rockets, quien se ha convertido en uno de los mejores del negocio. Recientemente acaba de obtener el prestigioso galardón de Jugador Más Valioso.
No hay duda que la campaña pasada fue dominante para La Barba, pues le vimos completar su paso de Sexto hombre del año a mejor jugador de la temporada 2017-2018.
Consiguió una media de 30 puntos por partido, casi nueve asistencias y cinco rebotes, y además lideró a los Rockets en sus 65 victorias.
Sin duda tiene un verdadero talento para recibir faltas, pero su destreza con el tiro es lo más increíble. Puede vencerte de todas las maneras. Aunque CP3 es uno de los mejores pasadores de la liga, la visión de juego de su compañero de equipo también es espectacular (y superior a la de cualquier otro jugador de esta lista).
Además de ser probablemente el mejor jugador de la liga en ataque y uno de los que más consiguen desgastar a las defensas a base de recibir faltas personales y convertir sus tiros libres.
Escoltado por Klay Thompson, de Golden State Warriors. Es difícil valorar sus habilidades por estar rodeado de buenos jugadores, pero aún así ha mostrado que es un jugador defensivo de élite y el complemento perfecto para el juego del base Stephen Curry.
Conoce las bases de la defensa del juego y lo demuestra marcando a los mejores jugadores exteriores todas las noches. Viene de una estación de 20.0 tantos por encuentro, 2.5 asistencias y 3.8. Ni hablar de sus certeros tiros de tres que lo ubican entre los mejores de la liga.
El escolta DeMar DeRozan, ahora con su nuevo equipo de San Antonio Spurs, ha completado un gran año, aunque a veces se muestre un poco irregular en los momentos clave de los partidos y de la temporada. En general su nivel ha sido de All-Star y por eso tiene un hueco en esta selección. Este año Kobe Bryant le ha nombrado su sucesor como el mejor jugador de la liga desde la media distancia, sin intimidarse a la hora de entrar a canasta.
Basta con observar sus números de 23.0 puntos por encuentro, 5.2 asistencias y 3.9 balones atrapados. Además ha empezado a extender su rango de tiro hasta la línea de tres puntos, que hasta ahora evitaba.
Jimmy Butler se une al grupo por su gran talento. Quizás a todo sorprendió su traspaso a Minnesota, cuando era el jugador franquicia de unos Bulls que han preferido resetear su proyecto. Aunque en su nuevo franquicia ayudó a jóvenes y talentosos de Timberwolves a llegar a los playoffs tras 13 años sin participar. Sus 22.2 puntos por partido, 4.9 asistencias y 5.3 rebotes hablaron bien de su integración a los Wolves.
Si hablamos de años espectaculares, nadie se lo merece más que Victor Oladipo, de Indiana Pacers. Aunque algunos creen que sus cifras anteriores se deben a que jugaba en Orlando u Oklahoma City, no deberíamos olvidar que Oladipo acaba de completar su quinta temporada y solo tiene 25 años.
Está a punto de entrar en su mejor momento y, además, ha añadido los triples a su arsenal, algo que antes no se le daba tan bien. La temporada pasada anotó 23 puntos por partido, con casi un 48% de tiros de campo (52,8% en la distancia de dos puntos ). Está claro que su talento irreemplazable es la defensa. Sigue el balón como un perro sigue a su presa y lo demostró con sus 2,4 robos por partido la temporada pasada, el mejor de la liga.
Devin Booker, de 22 años de edad, de Phoenix Suns, se ha desarrollado rápidamente como una piedra angular de la franquicia en su intento por salir de la lotería y volver a los Playoffs de la NBA.
Su corta edad no ha impedido su gran avance en el manejo del balón y sus certeros tiros hacia el aro. El año pasado promedió 24.9 tantos por juego, con 4.7 asistencias y 4.5 rebotes.
Cabe señalar que en 2017, Booker se convirtió en el primer jugador en la historia de la franquicia en anotar 70 puntos en un juego del 24 de marzo ante los Boston Celtics, cuando tenía 20 años y 145 días, con lo que se consagró como el jugador más joven en la historia de la NBA en anotar 60 o más puntos en un partido.