Jean Segura está muy triste por dopaje de Canó

A1

Para el dominicano Jean Segura la llamada que recibió la sintió como una patada en la barriga. Su compatriota Robinson Canó, un hombre que considera como un hermano, le hacía saber que iba a ser suspendido por Major League Baseball a raíz de una prueba positiva por una sustancia prohibida.
Canó es el amigo en el que Segura se apoyó hace cuatro años después de la muerte del hijo del ahora torpedero de los Marineros.
Canó es el amigo con el que Segura entrena durante el invierno en la República Dominicana. Y es el jugador al que admira y valora como compañero de equipo en Seattle.
“Fue triste”, dijo Segura. “No podía comer hasta las 4:30 (la tarde del martes). No pasaba nada al estómago y no podía despejarme la cabeza. Me sentía mal, triste y frustrado, como los demás aquí. No puedo explicar lo mal que me siento. Es difícil”.
Canó se convirtió en el segundo pelotero dominicano suspendido en el 2018.
El quisqueyano fue suspendido al arrojar positivo al diurético furosemida y el administrador independiente del programa antidopaje determinó que el mismo había sido usado para enmascarar otra sustancia.
El otro fue Jorge Polanco, de los Mellizos de Minnesota, quien arrojó positivo a stanozolol.