Jesús, Danilo y el PLD

Una vez, andaba Jesús por una sinagoga y encontró con un hombre que tenía una mano seca; pero era día de reposo; y los fariseos preguntaron buscando pretexto para acusarle si era lícito sanar en el día del reposo; y Jesús le preguntó si una oveja cayera en un hoyo, ¿acaso no había que echarle mano y levantarla? ¿Cuánto más vale un hombre que una oveja?, les preguntó. Si es lícito hacer el bien en el día de reposo, les dijo. Jesús restauró a esa persona que tenía seca la mano seca y quedó sana como la otra; pero los fariseos, que decían que amaban a Dios, y los llamados a que se cumplieran sus palabras, se reunieron para destruir a Jesús. (Mateo 12:9-14).
Juan Bosch fue quizas uno de los líderes políticos de mayor conocimiento de la Biblia; no solo porque visitó Israel, sino porque analizó la Biblia; y en particular recogió prácticamente entero ese pasaje en su libro Judas Iscariotes, el Calumniado, (página 60, décimo quinta edición, 2005).
Al cumplir el PLD el 43 aniversario de su fundación, hay que resaltar los principios morales, de servicio, entrega e integridad que condujo a su formación. El lema: Servir al Partido para servir al Pueblo, es similar a la frase: quien no vive para servir, no sirve para vivir.
Recientemente, el presidente Danilo Medina recordó que “Juan Bosch está presente en nuestros corazones y su legado está vivo cada vez que completamos una obra, como ocurrió con La Nueva Barquita”. Desde que era candidato presidencial, Danilo había dicho que quería honrar esa frase de Bosch. (Diario Libre, 19/10/2010). Y así lo ha hecho.
La manifestación de servicio y de amor a los demás debe evidenciarse en lo siguiente: 1. Creer en Cristo, 2. Amar a los hermanos y 3. Llevar una vida recta y honrada.
El 17 de mayo del 2016, el presidente Medina, al agradecer al pueblo dominicano por su triunfo, expresó: “Creo que un presidente debe llegar a la presidencia de la República para dar servicio a los que menos tienen.
Como decía el profesor Juan Bosch: En política, quien no vive para servir, no sirve para vivir. O esta frase del hombre más grande que ha tenido de la humanidad, que es Jesucristo: “He venido a servir, no he venido a ser servido. Y eso es lo que quiero”.
Para mantener ese reto de servir al pueblo dominicano, el PLD debe preservar la unidad partidaria, así como los principios de Jesús y de Bosch, de hacer el bien.


COMENTARIOS