Jóvenes desarrolladores colocan al país entre pioneros tecnología

A1

Vivir en un sector marginado como el capitalino Espaillat y estudiar en otro calificado igual de peligroso, como Gualey, con altos niveles de delincuencia, que crean la percepción de que todos los habitantes delinquen, no fue un obstáculo para Euris Pérez, graduado en el politécnico Santa Ana de esa barriada, y que hoy día trabaja en una gran empresa tecnológica.
El joven, de 23 años es tecnólogo en software, y trabaja en Silicon Cabarete, un proyecto extranjero que desarrolla empresas virtuales (Starup) de emprendimiento tecnológico, en el que laboran otros 40 desarrolladores, 35 de los cuales son dominicanos.
La empresa, que opera desde la Ciudad Colonial, pertenece al francés Fabrice Grinda, quien es empresario tecnológico, y uno de los diez inversionistas ángel más importantes del mundo.
Egresado del Instituto Tecnológico de las Américas (Itla) Euris Pérez señala que trabajar en ese lugar es una experiencia muy interesante, porque ayudan a construir algo que básicamente no existe.

Contó en la Esquina Joven que este trabajo es poco tradicional, pues tienen un horario flexible, un área para dormir cuando están cansados, los sueldos son por encima del estándar, y algunos compañeros han viajado a Brasil, donde esta la sede de la empresa.

Pérez agradece a Dios el estilo de vida cómodo que ostenta, un gran empleo, su carro, y ya no usa una computadora tan grande.
“Es cuestión de enfoque, poner de tu parte, decidir que ruta tomar, otros compañeros tomaron otra ruta y hoy día no están tan cómodo como yo”, dice.
¿Qué es?. Onil Pereyra, Chief Technology Officer (CTO) o jefe de tecnología, es el encargado de guiar al equipo de desarrolladores que trabajan en los proyectos de innovación tecnológica.
Explica que Instacarro, uno de los Starup de la empresa, vende vehículos usados de 2010 en adelante en 90 minutos a través de una subasta virtual.
Para ello, el cliente introduce los datos del vehículo en página web (marca, modelo y año), recibirá una cotización de cómo esta en el mercado.
Luego recibe una inspección en un punto establecido, tiene una duración de 30 minutos y evalúan 150 puntos de control del vehículo, como pintura, motor, tapicería, luces, entre otros aspectos.
Después el vehículo es introducidos en una plataforma en línea y los interesados comienzan a ofertar. “Tu no solamente descarga instacarro y ahí murió, instacarro tiene todo un proceso operativo y hoy en día genera más de 250 empleos entre Brasil y República Dominicana”.
Esta no es la única Starup que manejan. Están lofty.com, rebbag.com, melin, letgo, viajanet.com.brderemate.com, olx.com, entre otras, cada una destinada a un área de negocios especifica.
Ofertas de trabajo. Igual que Euris Pérez, su compañero Víctor Recio señala que Silicon es una empresa que les permite crecer y en su caso ha sido un trampolín para su carrera porque luego de estar ahí ha recibido buenas ofertas de trabajo desde el extranjero.
“Luego de estar aquí en Instacarro recibí una oferta de Facebook, este trabajo es como un trampolín que te proyecta hacía otro nivel”, expresa.
Recio, quien es egresado de Ingeniería Telemática de la Pontífice Universidad Católica Madre y Maestra (Pucmm), dice que la empresa es un sueño para todo joven dominicano que estudia tecnología porque están en un ambiente de trabajo muy agradable, con buen liderazgo y tremendas oportunidades.

Para Sally Aquino, quien es la única mujer del grupo, es un constante crecimiento. “Aquí es muy relajado en el sentido de que puedes participar en todas las áreas no hay condicionante de que por ser de otra área no pueda opinar sobre el trabajo de sus compañeros o dar mi idea y es tomada en cuenta”, sostuvo Aquino, de 23 años y egresada de diseño industrial del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec).

Reclutamiento. Onil Pereyra cuenta que la edad de estos jóvenes es de entre 21 y 32 años, y su reclutamiento es muy exhaustivo porque el nivel de competencia técnica que debe tener un desarrollador de Silicon Cabarete es muy alto.
Expone que buscan estudiantes de Intec, Unibe, Itla y los someten a un proceso de escrutinio, una vez dentro pasan por otro proceso de formación para ser un Starup.
Para Pereyra, la tecnología es la carrera del futuro, entiende que solo van a existir dos empresas, las tecnológicas y las que están habilitadas por tecnología, “eso está a la vuelta de la esquina”.
Por esto, aconseja a los jóvenes estudiar careras que tengan que ver con el área.
Ampliación. Pereyra precisa que el proyecto Silicon Cabarete no está limitado a este renglón y que construyen una villa en Cabarete, Puerto Plata, en la que trabajarán alrededor de 250 desarrolladores.

“Hay que confiar en los jóvenes, en que pueden hacer grandes cosas, crear y aquí en el país hay desarrolladores por encima de Facebook”, afirma.
Aconseja mejorar el sistema educativo, tener mejores condiciones porque no es solo construir escuelas, hay que tener buenos profesores y equipos.


COMENTARIOS