Jóvenes, empoderamiento y carnaval en Villas Agrícolas

23_02_2016 HOY_MARTES_230216_ El País12 B

Artículo Anterior

Artículo Siguiente

La semana pasada publicamos un artículo sobre el Carnaval de Villas Agrícolas, su descripción y su aporte a la cohesión social. El artículo se extrae del estudio que realizamos para la Fundación Abriendo Camino (2016) sobre el Carnaval en Villas Agrícolas. El artículo de hoy aborda otras dimensiones del estudio.
El Carnaval de Villas Agrícolas se puede convertir en una opción de empoderamiento para la población adolescente y joven del barrio. A través del Carnaval adolescentes y jóvenes han ampliado sus conocimientos artísticos-musicales y se han dedicado a estudiar música y aprender a tocar instrumentos vinculados a la música popular y a las manifestaciones afrocaribeñas como por ejemplo los atabales.
El carnaval tiene un sustrato cultural de reproducción de las manifestaciones afrocaribeñas, lo que se plasma en la expansión de los atabales en las nuevas generaciones y su demanda desde las distintas celebraciones de la religiosidad popular así como en fiestas en general. La valoración de esta música y de sus raíces en jóvenes vinculados a las comparsas resulta significativa y muestra el aporte que hace el carnaval en la perspectiva identitaria.
La población joven desde su participación en el carnaval articula: diversión, recreación, creatividad y expresión con actividades que pueden estar desvinculadas de los patrones consumistas de ocio donde predomina el alcohol y las drogas. Esta oportunidad debe ser fortalecida con programas culturales que amplíen la oferta del carnaval e integren procesos educativos de ruptura con prácticas sexistas y patriarcales presentes en la que se divide la población masculina y femenina en actividades muy diferenciadas.
La integración de música-danza-teatro se plasma en el carnaval de Villas Agrícolas, la cual necesita mayor contenido y fortaleza desde procesos educativos y de coordinación interinstitucional. El Baile-danza puede junto a la música y el teatro convertirse en una actividad que fortalezca el empoderamiento y la equidad de género.
El Carnaval necesita la ruptura con los prejuicios religiosos dominantes en el barrio de Villas Agrícolas que afecta su expansión y su impacto educativo-cultural. Las iglesias protestantes y católicas necesitan romper con los estigmas relacionados al carnaval y a sus distintas manifestaciones y ver en esta actividad su gran potencial educativo, fortalecimiento de identidades y empoderamiento social.
El carnaval en Villas Agrícolas puede ser parte de un programa de educación para la paz, donde centros educativos, instituciones, Conani y las iglesias junto a la Fundación Abriendo Camino dediquen sus esfuerzos a instaurar en cada esquina un espacio de creatividad, espontaneidad desde la música, la danza y el teatro basado en la convivencia desde la alegría y la armonía.


COMENTARIOS