“JUAN BOSCH, POLÍTICO A SU PESAR” El itinerario literario de Guillermo Piña-Contreras

7_Areíto_11_1,p01~(1)

Cuando se publica “Doce la literatura dominicana” (UCAMAIMA, 1982), ya Guillermo Piña-Contreras era un conocido miembro de la ciudad letrada, que editaba junto a Enriquillo Sánchez, la sección “Palotes” de la revista ¡Ahora! En mi formación como lector quedaron los editoriales y los textos de esta importante revista. Piña-Contreras marchó a Francia donde terminó una carrera en letras. Muy pronto se encontró el tema central de su investigación literaria: Juan Bosch. Adorna al escritor una sólida formación, una dedicación extraordinaria a la lectura y un amor muy especial por los libros. Su estancia en Francia, aunque logra alejarlo en el inicio de la vida dominicana, al pasar de los años comienza a abrirle ventanas mediante la publicación de libros o por el cumplimiento de diversas etapas en el estudio de la obra y la personalidad de Juan Bosch.
Su segunda obra importante la dedicará a una novela emblemática de nuestra literatura: “Enriquillo”. Con su monografía “Enriquillo: el texto y la historia” (ensayo, Santo Domingo, 1985) entra Piña-Contreras en la crítica literaria. En la exégesis de la obra de uno de los grandes escritores de América. Una verdadera aproximación a la relación textual entre la historia y la literatura en que se destacan el comparativismo y el estudio narratológico del texto. Hasta este momento no conocemos otro estudio que le pueda superar. En el extranjero, Doris Sommer (“Ficciones fundacionales”, 1993) y anteriormente la puertorriqueña Concha Meléndez, habían situado la obra del novelista dominicano en las letras hispanoamericanas. El libro de Piña-Contreras vino a ser una aproximación más centrada en otros métodos narratológicos donde se cruzan las disciplinas de la historia y la literatura.
Piña-Contreras es también novelista, género en el que muestra, además de su arte de narrar, su cultura literaria entre el Ozama y el Sena. Su obra “Fantasma de una lejana fantasía” (París, 1995), es un Bildungsroman o novela de educación que narra la llegada de los primeros miembros del PRD luego del ajusticiamiento de Trujillo. Una de las mejores ‘nouvelles’ que se han escrito en el país. Está enclavada en un tiempo de definición de la dominicanidad política. Texto que parece realizar una narración paralela a “La Mañosa”, con la candidez del niño en medio de la tumultuosa vida nacional. Sensibilidad, precisión lingüística y conocimiento de la estructura narrativa le dan a esta obra un lugar en las letras del país.
Sobre la novela afamada de Juan Bosch, Piña-Contreras realiza un estudio genético. Podríamos decir que el único que se ha escrito en la República Dominicana. Estudiar una obra a partir de las variaciones que le ha dado el escritor-editor en tiempos posteriores. Juan Bosch reescribe “La Mañosa” en La Habana, seis o siete años después. La edición de La Verónica (1940) muestra a un Juan Bosch preocupado por el estilo. Bosch quiere eliminar el sentido poético modernista, el rebuscamiento de la expresión. Ese giro neobarroco que caracterizó la poesía dominicana hasta llegar Moreno Jimenes y el Postumismo. Este estudio le permitió a Piña-Contreras proponer otra manera de lectura en la cultura dominicana, al encajar en la edición del Banco de Reservas y la Sociedad de Bibliófilos de la Colección Pensamiento Dominicano.
Como traductor publica en español del libro “Nacismo y Cultura” de Lionel Richard (México, Diana, 1993). También trabaja junto a Françoise Miraneau en la traducción al francés de “Vers le portd’origine” (1988), los cuentos de Juan Bosch que aparecieron con un prefacio del traductor de la otra de Pablo Neruda, Claude Couffon; quien también traducirá poesía dominicana en “Poètes de la République Dominicaine” (1992). Piña-Contreras desde un inicio la traducción rompe con el canon del cuento sobre Juan Bosch al poner en primer plano una obra que no versa sobre la República Dominicana y que no está enmarcada en el primer Juan Bosch tan dedicado a los asuntos agrarios, sino en un Bosch consciente ya de las técnicas narrativas y que se encontraba en las cúspides de su búsqueda en el arte de escribir cuentos; el Juan Bosch de 1955 que publica “La muchacha de La Guaira”, en Chile.
En el libro “Juan Bosch político a su pesar y otros ensayos literarios y de poética” (Banco de Reservas, 2017) aparece un itinerario de la obra de Guillermo Piña-Contreras que servirá al lector para conocer el trabajo sosegado y la dedicación del autor y traductor a sus temas fundamentales: Galván y Juan Bosch, “Enriquillo” y “La Mañosa”. Como conocedor de la obra y la vida del expresidente, Piña-Contreras aporta datos inéditos sobre la posición política de Bosch, su lucha contra Trujillo, el intento de alejarse de la política y dedicarse a la literatura y su abandono definitivo.

Interesante por demás es el relato del itinerario de Bosch y su teoría sobre el cuento. Sus visiones poéticas. En las cartas que le envía a su amigo Mario Fermín. Sus preocupaciones iniciales y su deseo de dominar las construcciones de personajes y caracteres. También el Bosch del exilio, su participación en la invasión de Cayo Confites y su trabajo como organizador del exilio dominicano. Sitúa también un libro primerizo de Juan Bosch sobre el Caribe y sus dictadores: “Póker de espanto en el Caribe”. También son novedosos los datos sobre la génesis de los textos biográficos de Juan Bosch, por sus trabajos radiales dedicados a grandes hombres y su interés de mostrarle a Betancourt con “David biografía de un rey” el posible destino de un gobernante… Sostiene Guillermo Piña-Contreras, al igual de Pedro San Miguel, la teoría de una especie de ‘mise en abyme’, una mirada en el espejo de Juan Bosch en cada uno de los personajes biografiados y que podríamos sintetizar así: el maestro en Hostos, el luchador contra las dificultades políticas en David, el calumniado, en Judas…

Otro novelista que ha sido del interés de Piña-Contreras es Marcio Veloz Maggiolo, de quien también ha sido traductor. En esta obra encontrará el lector un estudio de la obra del prolífico escritor, como “El buen ladrón y Judas”, ambas leídas desde la cercanía del tema del dictador Rafael L. Trujillo. Retorno a un espacio de la memoria y la definición de la modernidad política.

En este libro se estudian obras de otros autores como Virgilio Díaz Grullón y Pedro Henríquez Ureña, del que ha realizado Piña-Contreras un estudio extraordinario de su genealogía familiar (“Cuadernos de Poética”, No. 29, nueva época) y el discurso que sobre el ensayista diera en la Real Academia Española sobre el humanista.

En fin, esta obra de Piña-Contreras no solo lo sitúa en las letras dominicanas, sino que son fundamentales para el estudio de la obra de Juan Bosch, la novela “Enriquillo”, la narrativa de Veloz Maggiolo y la cuentística de Virgilio Díaz Grullón.


COMENTARIOS