Juan Lockward: un inmortal del bolero

http://hoy.com.do/image/article/415/460x390/0/2AC21C07-8688-449B-B7B6-677F6FD8BB08.jpeg

En República Dominicana, hablar de bolero es hablar de la Bohemia y hablar de la Bohemia es hablar de Juan Lockward, cuya música marcó la vida de muchos miles de dominicanos y dominicanas, en pareja o no, y el oído de los otros miles que han escuchado su peculiar estilo en temas de su inspiración y los acordes de su Guitarra bohemia.

Lockward suena a Puerto Plata, sus montañas y sus playas, a la Poza del Castillo.

Lockward identifica a Santiago y a los dominicanos con la serenata y el canto romántico.

Juan Arturo Lockward Stamers nació en Puerto Plata el 24 de junio de 1915 y falleció el 24 de marzo del 2006.

Sus padres fueron doña Beatriz Stamers y Luis Arturo Lockward Capré, (Danda) nacidos en Puerto Plata, hijos de inmigrantes estadounidenses.

El maestro Danda fue un aficionado a la música popular con fuertes venas artísticas, según cuenta Ricardo Brugal. Danda cultivó la interpretación del canto y la guitarra en compañía del trovador cubano José (Chepe) Vedú, radicado en Puerto Plata.

Danda Lockward era trovador acompañante de    los hermanos Juan y Rafael Plá Martínez, cubanos radicados en Puerto Plata. Y del destacado trompetista puertoplateño Rafael Grano de Oro.

Habitual anfitrión del grupo lo era don Maximiliano Marión, en cuya casa dispensaba atenciones a destacados artistas nacionales e internacionales.    

Don Juan casó con Servia Tulia Torres, matrimonio que se prolongó por más de seis décadas procreando 9 hijos, de los cuales 4 eran  varones: Juan Rafael Lockward Torres, Francisco y los fallecidos Arturito y Maximiliano. Las 5 hembras son: Servia, Teresita, Mercedes, Ony y María Lockward Torres.

En 1999, quien escribe organizó el Primer Festival de la Guitarra Bohemia dedicado a don Juan Lockward.

Nuestro programa televisivo Nocturnal fue plataforma promocional de la convocatoria y la celebración

El espacio resultó una nutrida peña cultural alrededor de su obra como compositor y trovador inmerso en la bohemia.

El más difundido canto a la ciudad del Yaque, el tema Santiago, grabado por múltiples solistas, es un toque de nostalgia a todo santiaguero “ausente”.

Nunca antes convergieron para hablar de la obra de un artista, de una  leyenda musical, tantos intelectuales, poetas, escritores, coleccionistas de música, locutores especializados, guitarristas y vocalistas del bolero.

La descripción fue acentuada con las guitarras de Carlos Vargas y su trío, Francis Cabral, Ramón Carrera, Ricardo Brugal, Leo Cordero, Rafael Terrero, Licinio Valerio, Carlos Mario, Antonio Méndez y Gregory Herrera, acompañados muchas veces por Julita del Río y el maestro Luis Vásquez. 

Desde Puerto Rico, vino Pepe Sánchez  a decir a los dominicanos que las composiciones de Juan Lockward también se entonan allá a todo sentimiento.

De Cuba nos trajo “el feeling” su creador y maestro, César Portillo de la Luz. Quien escribe lo disfrutó cantando “Contigo a la distancia” en el mágico ambiente del bar Pico Blanco, del hotel Saint John, junto a Ángel Díaz, Elena Burke, y José Antonio Méndez,  interpretando éste último sus grandes canciones Novia Mía y La gloria eres tú.

Portillo de la Luz, un intelectual inmerso en la composición y cultivador del sentimiento llevado a las cuerdas, le imprimió alto relieve al sello internacional del Primer Festival de la Guitarra Bohemia.

En el Teatro Nacional los intérpretes bohemios encomendaron al maestro Portillo de la Luz  la responsabilidad de  entregar a Juan Lockward la placa de reconocimiento que sintetizó el evento realizado  el 30 de octubre de 1999.

El Festival  tuvo una jornada “de calentamiento”  en la que Don Juan Lockward nos hizo disfrutar sus últimas interpretaciones grabadas, dando muestras de que era algo más que “El mago de la media voz”.  Aquel “calentamiento” fue bautizado “A guitarrazo limpio”.  

Al recibir el reconocimiento de las manos de Portillo de la Luz, el maestro Lockward mostró sonriente su honda satisfacción y proclamó que prefería interpretar “un bolerito”.

Por el relieve de los testimonios, es preferible recrear los conceptos expresados por intelectuales, contertulios e intérpretes.

Marcio Veloz Maggiolo:“Lockward reconstruye la vida no solo del Santiago de los años 30, sino también la vida romántica del Santo Domingo del 30 y del 40 acompañando muchas veces sus melodía con las letras de un poeta popular como fue Héctor José Regla Díaz, quien murió muy joven en el año 49 o 50”.

Ramón Francisco:  “Estando el romanticismo todavía vivo en 1940, la música de Lockward era la ideal para las serenatas. Ideal para los movimientos tristes y alegres. Ideal para las reuniones que se formaban en la familia, donde siempre aparecía un poeta que declamaba o un guitarrista que cantaba”

Rafael Solano:  “¿Cómo la canción de Lockward penetra en nuestra población? Realmente yo no tengo una explicación. Es una letra sencilla, muy poética, se siente que está hecha con mucha sensibilidad, que tiene mucha inspiración, que nunca es traída por los moños, posiblemente producto de muchas  de tragos, de bohemia, de patio, noches con amigos, de muchas serenatas, guitarra en manos, con poetas y otras personas”

Solano enfatiza que “la obra de Lockward es de un interés increíble, musicalmente”.  “una música que por sí misma se lleve, que tú no tienes que cantar las letras, tu las puedes tocar, con orquesta simplemente instrumental, con cuerdas, con piano, con flauta.

Guillermo Quiñones  (fallecido): “En todas sus canciones siempre hay ese ingrediente poético que le imprime distinción y elegancia a la manera de decir y de cantarle al amor que tiene Don Juan en sus composiciones”.

Fabio Herrera Roa:   “Muy pocos compositores del país han alcanzado la calidad de Juan Lockward, quien acuñó una voz muy personal y un estilo muy propio. Convivió con grandes compositores nacionales que fueron sus amigos.

Jesús Torres Tejeda.  (Fallecido)   “Lockward era extraordinario, fuera de serie. Y sobre todas las cosas, dominicano, que con mucho orgullo pregonó su dominicanidad.  Su labor artística se identificó con un sobrenombre que le puso un puertorriqueño, Don Rafael Quiñones Vidal, en los lejanos años 30 cuando lo bautizó “El Mago de la Media Voz ”.

Carlos Mario Grullón:   “Juan Lockward es de la estirpe de los Rafael Hernández, César Portillo, José Antonio Méndez.  Era gente que escribía a puro corazón. Por eso sus canciones serán imperecederas”

Sonia Silvestre:  “Juan Lockward es “el trovador por excelencia. Nuestro gran trovador, porque entronca con la rama de los grandes trovadores antillanos como Sindo Garay. Sus canciones son antológicas. Como la que dice: “Que dilema tan grande se presenta en mi vida”.

Carlos Vargas: que grabó discos con Juan Lockward recuerda experiencias serenateras con el maestro, agregando que en el presente “las altas edificaciones han contribuido a dificultar las serenatas”.

Ricardo Brugal:  Uno de los más cercanos tercios musicales de Juan Lockward. Lo acompañó en su programa radial por la histórica HIZ del edificio Copello.

En el festival Ricardo hizo dúo con el fallecido Licinio Valerio, hijo de Piro, logrando un aplaudido acoplamiento con temas de Lockward. ¡Un inmortal del bolero!


COMENTARIOS