Juez dice no había visto historia con tanta crueldad

Víctor Alexander Portorreal, acompañado de una defensora pública

El juez de Atención Permanente del Distrito Nacional, José Alejandro Vargas, impuso un año de prisión preventiva como medida de coerción contra Víctor Alexander Portorreal, alias Chamán Chakra, acusado de matar a su pareja Reyna Isabel encarnación y a los tres niños de esta, de 10, 9 y 6 años.
El hombre, a quien el magistrado comparó con sicópatas como Herodes, Adolfo Hitler, Charles Manson, con la diferencia de que estos no tenían vínculos con sus víctimas, como en su caso, está acusado también de violar a las menores.
El juez también acogió el pedido de la Fiscalía del Distrito Nacional para que el caso fuera declarado complejo, tras argumentar el órgano acusador que habían indicios de hechos que quería probar.
Portorreal fue enviado al Centro de Corrección y Rehabilitación San Pedro, también por solicitud de la Fiscalía.
Según expresó en audiencia la fiscal, el cuádruple asesinato que cometió Chamán no se paga con la muerte, sino con una condena.
Agregó que este es un criminal atroz con características especiales.
El tribunal también rechazó el pedido de la defensora pública que asistió al imputado, respecto a que se declarara nulo el proceso, porque el imputado había sido expuesto ante los medios de comunicación.
Portorreal, quien prefirió no hacer uso de la defensa material, fue cuestionado varias veces por el magistrado Vargas, quien le preguntó que sintió cuando quitó la vida a cada una de sus víctimas.
Según reveló la Fiscalía en audiencia, el imputado antes de matar a las niñas de 6 y 10, abusó de ellas. Una versión anterior decía que lo hizo después de que ambas estuvieron muertas.
Dijo la magistrada Yeni Berenice Reynoso que según la autopsia realizada a las menores, estas presentaban lesiones en el introito vaginal, lo que no era posible si este hubiese estado con ellas luego de muertas.
Indicó que la Fiscalía también trata de establecer si este había abusado de las niñas con anterioridad.
La audiencia estuvo cargada de sentimientos de dolor, indignación y asombro, al escucharse los detalles del macabro crimen. Parientes de las víctimas decidieron abandonar el salón de audiencias cuando se daban los detalles del mismo.
Historia cruel. El magistrado Vargas al pronunciar el fallo dijo que nunca había visto una historia con tanta crueldad.
A su juicio, desde esa audiencia el imputado debió salir con 30 años, que le resultarán insignificantes.
Sin embargo, dijo que aunque el acusado a los 30 años podría salir de prisión, no debería estar en la calle bajo ningún criterio.
“Yo me pregunto si compararlo a usted con Herodes, con Hitler, con Charles Mason, o al contrario, si comparar a Hitler, a Charles Manson o a Herodes con usted, porque por lo menos aquellos no tenían esa proximidad afectiva con sus víctimas y lo hicieron imbuidos por alguna razón”, se cuestionó Vargas.
“Yo me preguntaba qué puede sentir un ser humano, cuando con una persona que uno duerme, interactúa, que abraza a uno, entonces uno de manera fría agarra un cuchillo y le da una puñalada por el cuello, y otra…. siete puñaladas, y ese ser humano luchando por no morirse”, decía Vargas en su usual reflexión antes de dar una decisión.
El imputado se mantuvo cabizbajo durante toda la audiencia y no se atrevió a responder las insistentes preguntas del juez.
Vargas también rechazó el pedido que hizo la defensa pública de que se excluyera el interrogatorio practicado al imputado, por alegar que se hizo en presencia de un abogado impuesto, pero el juez consideró que el Ministerio Público cumplió con las formalidades de la ley.
La indignación de la familia era tanta, que a la salida de la audiencia, un hombre identificado como pariente de las víctimas, atacó a trompadas al imputado mientras era trasladado. El individuo, lleno de furia, fue detenido por los agentes de seguridad del palacio de justicia.


COMENTARIOS