Jurado no alcanza veredicto en caso contra Cosby

NORRISTOWN. El jurado del juicio contra Bill Cosby por agresión sexual no alcanzó el lunes un veredicto sobre si el comediante, de ahora 79 años, drogó y abusó de una mujer hace más de una década en un caso que ha terminado con la imagen de tipo bueno que cultivó a lo largo de los años.

De ser hallado culpable Cosby podría pasar el resto de su vida en prisión, en el final de la impresionante caída a edad avanzada de uno de los astros más queridos de la televisión estadounidense.

El jurado comenzó sus deliberaciones alrededor de las 5:30 de la tarde, las concluyó el lunes en la noche al cabo de cuatro horas y las reanudará el martes en la mañana.

El caso ha avanzado rápidamente y quedó en las manos del jurado integrado por siete hombres y cinco mujeres en el sexto día en tribunales, después de que los abogados y los fiscales presentaran en sus argumentos de cierre retratos muy distintos de lo que ocurrió entre Cosby y Andrea Constand en la casa del comediante en un suburbio de Filadelfia.

El abogado defensor Brian McMonagle dijo al jurado que Cosby y Constand eran amantes que tuvieron “encuentros románticos” y que el mismo encuentro del 2004 fue consensual. McMonagle dijo que aunque Cosby le había sido infiel a su esposa, no cometió un crimen.

Los fiscales respondieron diciendo que esta “abogacía sofisticada” no podía salvar a Cosby de sus propias palabras, es decir que admitió que toqueteó a Constand después de darle píldoras con las que sabía que podía quedar dormida.

“Drogar a una persona y ponerla en una posición en la que se le puede hacer lo que se quiera no es romántico, es un delito”, dijo el fiscal de distrito Kevin Steele.

Antes de que solicitaran regresar a su hotel el lunes en la noche, los jurados pidieron conocer una parte del testimonio de Cosby de hace una década correspondiente a una demanda civil presentada por Constand contra él.

Argumentaron ante el juez que querían “todo el contexto” del testimonio de Cosby sobre las píldoras que dio a Constand, a las que el comediante describió ante ella como “amigas”.

“Te tengo tres amigas que van a relajarte”, declaró Cosby a Constand, de acuerdo con la transcripción del testimonio que fue leído nuevamente al jurado el lunes en la noche.

Después de que los fiscales usaron cinco días para presentar su caso, la defensa presentó solo a un testigo, un detective, y seis minutos de testimonio el lunes. Cosby no pasó a declarar, terminando así con días de suspenso sobre si el jurado lo podría escuchar directamente.

Según expertos legales testificar habría sido una acción arriesgada que podría haber llevado al astro de la televisión a un interrogatorio sobre las cerca de 60 mujeres que lo han acusado de drogarlas o abusar de ellas.

Está acusado por tres cargos de ataque indecente agravado, cada uno de los cuales puede ser castigado hasta con 10 años tras las rejas.

El comediante de raza negra conocido alguna vez por el apodo de “papá de Estados Unidos”, por su retrato del adorable doctor Cliff Huxtable de “The Cosby Show”, dio a entender recientemente que la raza pudo haber tenido un papel en el caso contra él. El jurado tiene dos miembros de raza negra.

McMonagle, en su argumento final, trató de sembrar dudas sobre la versión de Constand, afirmando que cambió durante sus entrevistas con la policía. También señaló que Constand habló por teléfono con Cosby decenas de veces después del supuesto abuso. Constand dijo al jurado que ella simplemente devolvió las llamadas de Cosby sobre el equipo femenino de básquetbol de la Universidad de Temple, donde ella trabajaba como directora de operaciones y él era miembro de la junta directiva.

“Esto no es hablar con un integrante de la junta. Eso es hablar con un amante”, dijo McMonagle sobre una llamada que duró 49 minutos. “¿Por qué nos alejamos de la verdad en este caso, en esta relación? ¿Por qué? No lo entiendo”.

La esposa de Cosby desde hace 53 años, Camille, estuvo por primera vez presente en el juicio el lunes. Permaneció estoica cuando la defensa presentó sus argumentos pero se retiró cuando fue el turno de los fiscales. Estuvo sentada en primera fila, al otro lado de Constand, quien tampoco mostró una reacción ante la presentación de argumentos de McMonagle que duró dos horas, aunque sonrió cuando terminó.

Constand, de 44 años, declaró la semana pasada que Cosby le dio tres pastillas azules y la penetró con los dedos en contra de su voluntad, mientras ella estaba paralizada y semiconsciente. Negó que ambos tuvieron una relación romántica y señaló que ya antes había rechazado las insinuaciones del comediante.

Demandó a Cosby en 2005 después de que los fiscales se negaron a formular cargos.

Cosbi testificó hace más de una década como parte de una demanda en la que al final llegó a un acuerdo extrajudicial con ella por una suma que se mantuvo en secreto.

El testimonio de Cosby se mantuvo fuera del alcance público durante años hasta que un juez difundió partes en 2015 a petición de The Associated Press, lo que derivó en que un grupo nuevo de fiscales examinara el caso y presentaran cargos en contra del artista.

McMonagle dijo al jurado que la libertad de Cosby está en juego, no solo sus finanzas.

“Este no es un caso civil sobre dinero, dinero, dinero. Estamos hablando del futuro de un hombre”, dijo.

En el argumento final de la fiscalía, Steele dijo que las escandalosas declaraciones de Cosby de 2005 ayudaron a corroborar las acusaciones de Constand. Steele también le recordó al jurado sobre una conversación telefónica en la que Cosby se disculpó con la madre de Constand y se describió como un “enfermo”.

“Ahí es donde toda esta abogacía sofisticada no puede salvar a alguien de sus propias palabras”, dijo Steele.

En su declaración de 2005 Cosby dijo que obtuvo varias recetas de metacualona en la década de 1970 y le ofreció los sedantes, ahora prohibidos, a mujeres con las que quería tener sexo.

También dijo que le dio a Constand tres mitades de tableta del medicamento para los resfriados y las alergias Benadryl antes de que comenzaran los “mimos”. Los fiscales han dado a entender que pudo haberla drogado con algo más fuerte, quizá metacualona.

El testimonio pareció de gran interés al jurado, que solicitó revisar más de una docena de extractos adicionales cuando reanude sus deliberaciones.

The Associated Press no suele identificar a personas que dicen ser víctimas de abuso sexual a menos que éstas lo autoricen, como lo ha hecho Constand.


COMENTARIOS