Karl Towns se pone altura de Kareem-Abdul Jabbar

OAKLAND, CA - APRIL 05: Karl-Anthony Towns #32 of the Minnesota Timberwolves reacts after making a basket against the Golden State Warriors at ORACLE Arena on April 5, 2016 in Oakland, California. NOTE TO USER: User expressly acknowledges and agrees that, by downloading and or using this photograph, User is consenting to the terms and conditions of the Getty Images License Agreement.   Ezra Shaw/Getty Images/AFP
== FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY ==
OAKLAND, CA - APRIL 05: Karl-Anthony Towns #32 of the Minnesota Timberwolves reacts after making a basket against the Golden State Warriors at ORACLE Arena on April 5, 2016 in Oakland, California. NOTE TO USER: User expressly acknowledges and agrees that, by downloading and or using this photograph, User is consenting to the terms and conditions of the Getty Images License Agreement. Ezra Shaw/Getty Images/AFP == FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY ==

Si los Timberwolves tenían alguna esperanza de hacer algo todavía en la estación 2018-19, buena parte de esas aspiraciones pasaron por las manos de Karl-Anthony Towns, quien dejó una hoja de estadística legendaria, para elevar a los suyos al triunfo sobre los Heat (104-113).
Una de cal y de una de arena dan estos Timberwolves, que venían de perder en la prórroga contra los Hawks.
A la altura de Kareem-Abdul Jabbar. ¿Qué hizo Towns? De todo. Y todo bien. Acabó con 34 puntos, 18 rebotes, 7 asistencias y 6 tapones (además de 3 robos de balón). Líder absoluto de los Wolves, su trabajo le permitió acercarse a una leyenda de todo esto como es Kareem-Abdul Jabbar.
De hecho, ambos jugadores son los únicos de siempre en totalizar un servicio estadístico de estas características.
Kareem, uno de los mejores jugadores de siempre, hizo el 14 de noviembre de 1975, contra los Suns, 35 puntos, 19 rebotes, 9 asistencias y 8 tapones, en un triunfo de esos Lakers con un marcador muy similar al del encuentro ante Miami (114-107). Kareem jugó ese día 42 minutos; Towns anoche se fue hasta los 37.
El de New Jersey fue una pesadilla para los Heat, incapaces de contener una fuerza así.
Towns lanzó a los suyos desde el inicio y sostuvo los intereses de los T-Wolves durante todo el encuentro, como un auténtico martillo en ambos lados de la pintura. ¿Fallaba? Volvía a rebotear y para adentro. En defensa, logró que se le hiciera de noche al rival.