La caficultura dominicana está atravesando momento difícil

Caficultores dominicanos que son asistidos con plantas por Procagica, a través del IICA, que lo ejecuta.

La caficultura dominicana atraviesa por un momento difícil a causa de la baja productividad y las plagas que la han afectado, tales como la Broca y la Roya.
Así lo estableció un estudio realizado por el componente de República Dominicana del Programa Centroamericano de Gestión Integral de la Roya del Café (Proyecto Procagica-RD), que implementa el el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), con el apoyo financiero de la Unión Europea (UE).
El estudio, realizado junto junto al Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec), destaca que el subsector cafetalero ha sufrido múltiples crisis de corte estructural que se enmarcan en una historia de desajustes y pérdidas que han provocado efectos negativos en la vida de las familias productoras de café.
Esto ha afectado, además, la calidad del café y ha provocado otros problemas que han trastornado la producción en distintos momentos, por variables económicas, sociales y ambientales.
Igualmente, se identificaron factores como bajos incentivos para contrarrestar las pérdidas del café, baja capacidad de las familias productoras para competir en los mercados, poca agregación de valor a la producción, limitado acceso al financiamiento, frágil estructura organizacional y poco acceso a la tierra.
Otros inconvenientes son la falta de titulación de los terrenos y las tierras en usufructo, la limitada participación de las mujeres en los liderazgos comunitarios, las debilidades de las organizaciones y limitaciones para superar las vulnerabilidades entorno a los mercados, el rendimiento productivo y las condiciones de vida.
El IICA. Actualmente el IICA implementa el proyecto de Fortalecimiento de las Capacidades para la Gestión de Políticas Públicas a Organizaciones de Productores de Café a nivel local.
En ese sentido el representante del IICA en el país, Frank Lam, explicó que Procagica-RD, junto al Instituto Dominicano del Café (Indocafé), la Dirección General de Cooperación Multilateral (Digecoom) y los ministerios de Agricultura y Medio Ambiente, trabajan para fortalecer las capacidades de gestión, organizativas y de incidencia en las políticas públicas.
Las organizaciones de base del subsector cafetalero, por lo regular son de bajos recursos y en su mayoría se asocian con estructuras mayores que pueden ser federaciones, confederaciones y organizaciones no gubernamentales o desarrollistas.