La Cumbre apoya 10%  a cabildos y el jus sanguinis

http://hoy.com.do/image/article/390/460x390/0/C24AFD16-99A3-41AA-A86D-5CE83C0FFB0F.jpeg

El principio jurídico del jus sanguinis que limitaría el otorgamiento de la nacionalidad dominicana a quienes sean de origen dominicano recibió total aprobación de la mesa de trabajo de la Cumbre Presidencial en que se discutió el tema ayer.

 Otro aspecto crucial en el que los panelistas alcanzaron un consenso fue requerir total cumplimiento a la ley 176-07 que ordena entregar a los ayuntamientos  el 10% de los ingresos que maneje el gobierno.

El tema estuvo a cargo de la mesa Desarrollo Territorial, Gestión Municipal y Medio Ambiente.

Aunque el primer tramo de la Cumbre sería para recomendar  medidas de corto plazo, algunas decisiones ya propuestas serían de un alcance  más amplio.

Durante los debates sobre la nacionalidad que tuvieron lugar en la mesa migración y frontera de la cumbre oficial hubo dos argumentaciones básicas: a favor y en contra del jus sanguinis y el jus solis.

A favor del jus sanguinis habló  el doctor Miguel Vásquez, quien fuera director de  Migración; mientras que por el  jus solis lo hizo el sacerdote Mario Serrano, del Servicio Jesuita de Refugiados y Migrantes.

Al final, tras las discusiones de la segunda jornada de discusión de la Cumbre, se aprobó la que establecería la sangre como principio único de nacionalidad dominicana.

En  los debates, llevados a cabo en el hotel Dominican Fiesta,  el doctor Vásquez, del Comité Dominicano de Solidaridad Internacional con Haití, consideró necesario que sea por el jus sanguinis, por considerar  que  se ajusta a la realidad de hoy día en el mundo.

En la propuesta se tomó en cuenta a los hijos de los residentes legales en la República Dominicana, quienes podrán optar por la nacionalidad, si así lo desean, luego de vivir  durante varios años en el país.

“Es una necesidad que esto se arregle, para que seamos sinceros con la realidad nuestra en la frontera”, expuso.

Se consideró fundamental el establecimiento de principios claros sobre la nacionalidad, para que de una vez y para siempre se eviten las confrontaciones  producidas por la indefinición sobre el tema entre las dos sociedades.

Al defender su propuesta, Vásquez señaló que ese principio no es nuevo y que en Europa lo contempla el 99% de los países.

Sostuvo que la nacionalidad por el suelo o  jus solis se estableció  en cambio en una época que era necesaria la adquisición de una nueva mano de obra  extranjera.

Desde su punto de vista, en el país  no se necesita mano de obra masiva haitiana sino especializada y regulada.

En cambio, el sacerdote Serrano, del Servicio Jesuita de Refugiados y Migrantes, consideró que el tema  debe ser objeto de una mayor discusión.  Dijo que como país aspiramos a que todos los dominicanos que salen a otras naciones se les reconozcan todos sus derechos, por lo que no se puede ser diferente con los haitianos que vienen aquí.  “Cuánto nos enorgullecemos cuando a un dominicano se le admite en Estados Unidos o Italia, que participe de los derechos sociales y económicos”, expresó.

Precisó que lo que define a un Estado moderno es la participación y comunión con el proyecto de ese país, no si tiene cual o tal sangre. Recordó que esta nación se formó con inmigrantes, por lo que establecer el jus sanguinis como único principio de nacionalidad es una contradicción histórica  en el contexto global de hoy. De todas formas, dijo que la aspiración de su entidad es que sean respetados los derechos de las personas, sin importar la nacionalidad.

Abogó por la definición de una Ley de Migración que esté  acorde con la realidad.

Zoom

Aprobados

Reforzar la frontera y aplicar un programa de regulación del estatus legal de todos los que están en territorio dominicano.

Tres temas centrales

La mesa acordó trabajar tres temas centrales para la próxima semana: frontera y desarrollo, migración y empleo y derechos laborales, para lo cual fueron formadas  comisiones.