La desunión del Bloque Opositor

La cuestionada actitud del PRM al apoyar a la facción oficialista del PLD que impuso que la nueva Ley de Partidos estableciera que cada entidad decida el método de escogencia de sus candidatos a cargos electivos y el tipo de padrón, tiene varias lecturas.
Una de ellas, quizás la menos ponderada, es que con ese apoyo se contribuye a la profundización de las diferencias entre los sectores en pugna, ya que esto facilita la posibilidad de que el presidente Medina intente una nueva re postulación.
Esa posibilidad y el manejo estratégico que ha hecho el primer mandatario de la situación, han sido suficientes para que las contradicciones a lo interno del PLD se mantengan al rojo vivo, debilitando a la entidad.
Eso, sin contar con la adversidad patológica de uno de los principales líderes del PRM contra el expresidente Leonel Fernández, encono que lo lleva a coquetear con Medina y a apoyar todo lo que pueda perjudicarlo.
Si incentivar las contradicciones internas del PLD fue la intención del PRM, se habrá anotado un punto que sus compañeros de la oposición tendrán, en su momento, que reconocer y acercarse de nuevo a esa agrupación para reintegrarla al Bloque Opositor.
Porque a pesar de las diferencias internas que pueda tener un grupo tan heterogéneo como el que integra este frente opositor, debe estar consciente de que cada uno por su lado poco puede lograr enfrentando al PLD.
El PRM unificado está llamado a encabezar una oposición que necesita desplazar al PLD del poder porque de lo contrario, tendremos a los peledeistas gobernando indefinidamente en perjuicio de la alternabilidad democrática en el país.