La doble moral de Donald Trump

El presidente Donald Trump resulta ser el gobernante más cuestionado y con mayor declive de popularidad entre sus paisanos que registra la historia de Estados Unidos, evaluado a los diez meses de iniciar su turbulenta, ambigua e impredecible administración.
Un sondeo de NBC y el diario The Wall Street Journal reciente reporta un apoyo e 38% a Trump, y un 58% rechaza al magnate, mientras The Washington Post y ABC sondearon apoyo un 37% y 59% rechazo, el rechazo más alto desde el presidente Harry Truman.
A menos de 21 días de ser electo el 29 de noviembre 2016, el ocho de este mes el presidente Trump recibió la contundente respuesta a su indescifrable accionar cuando su Partido Republicano perdió las elecciones congresuales de Nueva York, coto demócrata, donde el alcalde Bill de Blassio, casado con una negra, resultó reelecto, con puntuación de 66.5% por 28% su rival republicana Nicole Malliotakis.
Los demócratas se impusieron además en Virginia 73% contra 54% y Nueva Jersey, “un referéndum sobre los valores americanos”, vociferó eufórico el presidente del Comité Nacional Demócrata, senador Tom Pérez.
La más reciente doble moral del presidente Trump se registra el día ocho de este mes, cuando de visita a su par Xi Yin-ping en Pekín, desdeñando a su vecino México, anunció aumento de providencias restrictivas a ciudadanos de su país visitar Cuba, estrechando migas con un país comunista y reprimir a otro país comunista, un gran contra sentido, imprevisible como es la marca Trump.
Trump estrecha migas con Xi por su crucial rol de árbitro con Kim jon-un, el problemático líder norcoreano, versus una indefensa Cuba.
Un impeachment asoma el futuro de Trump.
La economía de un 3% y dos millones de empleos nuevos, podrían atenuar la amenaza.


COMENTARIOS