La gran estafa

Pedro René Almonte Mejía.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la seguridad social es definida como : La protección que la sociedad proporciona a sus miembros , mediante una serie de medidas públicas, contra las privaciones económicas y sociales que , de no ser así , ocasionarían la desaparición o una fuerte reducción de los ingresos por causa de enfermedad , maternidad , accidente de trabajo o enfermedad laboral , desempleo , vejez y muerte ; también la protección en forma de asistencia médica y de ayuda a las familias .

Sabiendo que los componentes de un sistema de seguridad social son: salud, beneficios sociales, pensiones, empleo y seguridad en el trabajo. Puedo concluir que nuestra seguridad social, ni es segura y mucho menos social. Nuestra conclusión no es infundada y los datos oficiales siguientes así lo demuestran:

1.- Nuestro sistema de seguridad social tiene 3 regímenes de afiliciacion; Contributivo (es el que paga cada ciudadano mediante retenciones al salario) 53.51%. Subsidiado (es el que paga El Estado por los ciudadanos que no pueden pagar) 46.12% y el régimen especial (0.37%). Hacia donde nos lleva el sistema actual, es que para obtener el derecho a ser atendido tengas que pagar, lo cual no sería un derecho sino el pago de un servicio llamado salud.

2.- El 80% de los trabajadores formales de la República Dominicana, devenga menos de RD$15,000.00, sin hablar del mercado informal que no cotiza (este dato visto en primer orden no es negativo hasta que veamos las pensiones).

3.- Los fondos de pensiones poseen en caja la astronómica suma de 480 mil millones de pesos, esa cantidad tiene tantos ceros que si usted no sabe contar hasta ahí, yo tampoco. Lo preocupante del asunto radica en lo siguiente: Esos millones, todos los cuartos del mundo más dos pesos, son invertidos en especulación financiera, en lugar de ser invertidos en construcción de viviendas, en infraestructura, en turismo o para financiar nuestra propia deuda publica. Hoy esos fondos se encuentran en certificados financieros de la siguiente manera: Bonos del Banco Central 45.69%, bonos del ministerio de Hacienda 27.30%, Banca privada (Bancos comerciales y Asociaciones de ahorro y préstamos) 25%, el porcentaje restante se encuentra en manos de empresas privadas y el BANDEX. Pero lo interesante llega ahora… La intermediación.

Las administradoras de los fondos de pensiones (AFP’s), que se encuentran en manos de la banca privada, administran los fondos de una manera sencilla y sin riesgo alguno. Reciben los fondos de todos los dominicanos, los colocan en certificados financieros, ganan dinero sin asumir una inversión que pueda generar empleo y dinamismo en la economía, y a la vez se pueda obtener una mayor rentabilidad para los trabajadores dominicanos. Lo más interesante llega ahora, con el propio dinero de los trabajadores, por intermediación las AFP’s se llevan entre las manos hasta 4 veces lo que realmente rentabilizan los propios trabajadores. La rentabilidad para los trabajadores ronda el 7.47% mientras que las AFP’s tienen una rentabilidad de 32.5% por el gran trabajo de especular con el dinero de los dominicanos.

Han llegado los 65 años de los que se van a jubilar bajo el estado de cosas actual, y la capitalización individualizada aparece en escena, esto no es más que cada quien se va a jubilar con lo que haya aportado, eso puede sonar bien, algo así como que lo tuyo es tuyo y nadie te lo quita, ¿verdad? NO. ¿Sabias que nuestro modelo es una copia casi exacta del sistema chileno? ¿Sabias que en Chile se están pensionando con el 30% de su sueldo? Gracias a las ecuaciones de los genios de este modelo y a la capitalización individualizada, se estima que los dominicanos que se jubilen bajo este sistema, les tocará jubilarse con el 22% de su sueldo… ¿recuerdas el dato, cuando te dije que el 80% de los asalariados formales en RD gana menos de RD$15,000.00? Pues imagínate un escenario de inflación estable en los próximos 30 años y que a un dominicano le tocará vivir el resto de su vida con RD$ 3,300.00 pesos.

La rentabilidad de las cotizaciones de los trabajadores dominicanos, se está quedando en las manos de la banca, muchos ni lo saben, otros se hacen de la vista gorda pero; ¿Qué le pasaría al sistema de seguridad social si desaparecen las ARS y AFP de capital privado? Seguro nada malo…


COMENTARIOS