La gran sorpresa de las economías de la Eurozona

A1

Dedicado a la colonia española de nuestro país
Parte II
La Eurozona en medio de un año que prometía ser muy turbulento por Brexit y las elecciones que amenazaban seriamente el status quo a favor de partidos políticos de corte populista y anti-europeos – presenta signos altamente positivos: la victoria de políticos pro-europeos en Austria y Holanda que culmina con el triunfo, contundente, de Emmanuel Macron, quien ha dado a conocer sus intenciones de promover, como planteamos en el artículo anterior, profundas reformas adicionales.
En el aspecto económico: la Eurozona experimentó un repunte moderado. En el primer trimestre del 2017, casi duplicó el crecimiento de los Estados Unidos. Más aún, en 2015 ha mantenido un mayor ritmo que el país norteamericano, por los últimos dos años.
La convergencia de los sectores es una gran noticia puesto que podría significar una recuperación sostenida en el tiempo, y no un espejismo. El Financial Times afirmó que la recuperación europea fue impulsada, principalmente, por las exportaciones pero que, actualmente, se ve reflejada en el consumo y la inversión. Consecuentemente, el desempleo se ha visto reducido de 12.1% en 2013 a 9.3 en abril de este año. Como es de esperarse, lo anterior ha dado lugar a una actualización positiva de la previsión del crecimiento económico de la eurozona, de 1.4% a 1.7% para el 2017.
La economía española es la economía occidental de un tamaño considerable (fuente Eurostat) que más creció entre el 2015 y el 2016, para un promedio de 3.3%. Este crecimiento se fundamentó:
a. En un aumento notable de las exportaciones (superávit de la balanza corriente en los últimos cinco años).
b. Liberalización de la política laboral que puso los salarios en sincronía con la productividad laboral.
c. Bajo costo de petróleo.
d. Aumento importante en las construcciones luego de eliminar los grandes excedentes producidos por la burbuja inmobiliaria hasta el 2008.
e. Y, como consecuencia de esos factores, un fuerte aumento en la demanda interna.
Ante un panorama político que era incierto, estas son grandes noticias. Pero requiere de un liderazgo que deben proveer los países europeos. No obstante, el Banco Central Europeo (BCE) debe estar alerta. Recordemos que, desde hace ya unos años, dentro de esta institución opera una política de amplia expansión monetaria, comprometiéndose a comprar 60 mil millones de euros en bonos todos los años, constituyéndose en el elemento esencial en la recuperación económica.
Llegará un momento, a mediano plazo, donde esta política monetaria expansiva tendrá que ser modificada para evitar las presiones inflacionarias.
Afortunadamente, la inflación en la zona es, actualmente, apenas 1.2%, cuando, a la fecha, la máxima aceptada es 2.0%.
Finalmente, otro aspecto a considerar, tratado en el artículo anterior, es que una vez que el mercado laboral absorba a los trabajadores, actualmente desempleados, y alcance tasas de desempleo similares a las estadounidenses, la Eurozona se enfrenta a un problema fundamental: su crecimiento demográfico debe ser enfrentado, como se está haciendo en Francia, Inglaterra e Irlanda, con incentivos especiales económicos y sociales. Afortunadamente, la severa austeridad durante siete años le ha dado a la Eurozona un espacio fiscal para revitalizar su economía, si fuera necesario.
En conclusión, la economía de los países perteneciente a la Eurozona, contra todos los pronósticos negativos hechos en el 2014 y 2015 por la mayor parte de los analistas económicos y políticos, lograron disminuir, apreciablemente, los movimientos populistas e hicieron reformas económicas que le han permitido entrar en un proceso, moderadamente sólido, de recuperación económica, luego de un período de postración económica durante seis años, lo que, a mi humilde juicio, cuando se toman en consideración las proyecciones formuladas en el 2013 y el 2014 de los principales economistas y políticos de Europa es el equivalente a una verdadera proeza.
Finalizamos este artículo con las bellas palabras de Khalil Gibran:
“Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes”.
Investigadores asociados: Iván Kim Taveras. & Andrea Taveras.


COMENTARIOS