“La Guerra de Siria y el Choque de Trenes”

Manuel Cruz

Existe un famoso refrán atribuido a los cubanos de que, “Perro huevero, aunque le quemen el hocico; huevero se queda”. Ese sería el mejor concepto para definir el supuesto ataque con armas químicas en la ciudad de Duma en Siria. Toda vez, que resulta imposible olvidar el Destino Manifiesto, el Acorazado Maine, Tormenta del Desierto, la Operación Libertad Iraquí etc. Con el agravante, de que fue el propio ex senador republicano Hiram Jonhson, quien dijo hace 100 años“que en una guerra; la primera y más importante víctima es la verdad”. Solo habría que decir parafraseando a Galeano, ¡qué casualidad! que los mismos que están en Siria; fueron los que abrieron las venas de América Latina.

El Origen Geopolítico del Conflicto

A pesar de que la gran mayoría de los analistas,ubican la génesis del conflicto sirio a partir del llamado “Acuerdo de Sykes-Picot” de 1915, o en la reminiscencia de la

“Primavera Árabe”.Empero, desde la esfera de la geopolítica su origen data de 1904 cuando el Geopolitólogo y diplomático británico Halford Mackinder, preconizó su famosa “Teoría del Heartland”, también conocida como “Área Pivote o Isla Mundial”. Arguyendo que quien controle el “corazón continental” que es el área que se extiende desde el río Volga hasta el Yangtze y, desde el Himalaya hasta el Océano Ártico;estaría automáticamente controlando el mundo. En virtud de que, esa región posee más del 50% de los recursos del mundo, y se estima; que tiene más que los recursos que hay en el planeta entero, en las zonas no explotadas.

Por esa razón, ese territorio que nosotros hoy conocemos como Eurasia, dentro del cual; Siria juega un papel estratégico de suma importancia, desde la antigüedad ha sido una zona belicosa. Por ello, históricamente ha sido la zona más ambicionada por todos los que han detentado el poder. Verbigracia, los macedonios, los persas, los griegos, los romanos, los mongoles, los otomanos, los rusos, los franceses, los alemanes, los británicos y desde finales del siglo XX los EE.UU. Máxime, que todas las naciones que han adquirido la categoría de superpotencia de una manera u otra; han conquistado Eurasia, como lo dejó claramente establecido el ex asesor de seguridad nacional de EE.UU. y Geopolitólogo polaco Zbigniew_Brzezinski, en su obra “El Gran Tablero Mundial”.

Importancia Geoeconómica y Geoestratégica

 Esos 7, 208 millones de km² que comprenden todo Oriente Próximo y Medio, tienen una vital importancia geoeconómica. En virtud de eso, hace 73 años que el Departamento de Estado reconoció que, “el petróleo y la región del golfo es una fuente estupenda de poder estratégico y uno de los premios materiales; más importantes en la historia de la humanidad”. Dentro de ese contexto, Siria posee un 1/3 de todas las reservas del petróleo y el Gas natural que hay en el planeta. Además, tiene las características geográficas para trazar una linera recta hacia el mediterráneo, para el transporte de mercancías entre oriente y occidente mucho más efectiva, barata y rápida; que el Canal de Suez.

La importancia geoestratégica de Siria, nace a partir de la escuela del poder terrestre del sociólogo y politólogo más influyente de toda la Guerra Fría, el holandés Nicholas Spykman. Con su famosa teoría de que, quien domina las zonas periféricas de la Isla Mundial también controlaría el mundo. Dicha premisa, para los EE.UU. tiene una vigencia tan importante; que solo bastaría con observar cómo están distribuidas por toda Eurasia sus bases militares. Además de ser, junto con Egipto el espacio de mayor tráfico de petróleo foráneo. Siria, es un espacio tan estratégico que, desde la Guerra de Vietnam de 1955, no se habían encontrado juntos de frente; los intereses de los 5 miembros del Consejo de Seguridad Permanente de la ONU.

Importancia Política de la Guerra

Al margen de Alauismo y del reducto socialista del partido Baaz que encarna el presidente Bashar al-Ásad, la realidad es, que Siria además representa una lucha política, estratégico y económica de las grandes potencias. Que para EE.UU. va más allá de la ideología de sus partidos. Por ejemplo, la propia ex Secretaria de Estado Hillary Clinton, dice en su libro “Decisiones Difíciles”que ella misma organizó en Túnez la llamada “Reunión de Amigos del Pueblo Sirio”, donde se trató el dotar de armas a los rebeldes y opositores de Al- Ásad. Agrega, además, que el embajador de ese entonces Robert Ford, desde que estalló la Primavera Árabe viajó a Hama para solidarizarse con los rebeldes y expresarles el apoyo de EE.UU.

 En conclusión, con el bombardeo reciente del llamado “Trio de Occidente” en Siria, el presidente Trump, realizó la mejor jugada política de su gestión, reafirmando la supremacía y condición de superpotencia de EE.UU. Irrumpe las gestiones de paz protagonizadas y lideradas por Rusia.Manda un mensaje claro a su próximo objetivo que será Irán. Trastoca las intenciones externadas por China de reconstruir a Siria. Renueva sus lazos de amistad con Francia y Gran Bretaña. Se adjudica cierta simpatía de la oposición demócrata en el congreso para el caso eventual; del famoso juicio político y, cual si fuera poco; cumple su palabra de no desamparar y agradecer el apoyo y patrocinio que recibió en su campaña de la industria armamentística;que mueve 229,000 millones de dólares al año.