La Marina de Guerra vive un
momento de transformación..

Al cumplirse hoy  el 166 aniversario de la fundación de  La Marina de Guerra Dominicana esta institución  se encuentra inmersa en un “cambio de paradigma” a  fin de enfrentar los nuevos retos  que tiene la nación. Así lo expresa el vicealmirante Homero Luis Lajara Solá, jefe de Estado Mayor de la Marina de Guerra, quien destaca entre esos  frentes    los daños al medioambiente y la asistencia en caso de  desastres naturales.

Al cumplirse hoy  el 166 aniversario de la fundación de  La Marina de Guerra Domincana esta institución  se encuentra inmersa en un “cambio de paradigma” a  fin de enfrentar las nuevas que tiene la nación.

Así lo expresa el vicealmirante Homero Luis Lajara Solá, jefe de Estado Mayor de la Marina de Guerra, quien destaca que los nuevos  frentes que tiene el país son  los daños al medioambiente, asistencia en caso de  desastres naturales, narco tráfico, migración ilegal, crimen organizado,  tráfico de armas,  de explosivos, químicos y municiones y la corrupción.

Dijo que para combatir tales males la institución asumió desde el 27 de febrero de 2009  el “Plan Estratégico Marina de Guerra  del Milenio” que cuenta con tres ejes temáticos que son capacitación, destreza operacional y el bienestar del  marino y su familia.

La capacitación incluye  convertir 1,200 alistados en bachilleres, para lo cual ya se ha firmado un acuerdo con una institución educativa a distancia.

En cuanto a la operatividad   se busca contar con unidades navales, equipo y personal apto para dar respuestas rápidas a las misiones asignadas.

Lajara Solá destaca que esto incluye el rescate de la flota naval, con la recuperación y equipamiento de  25 unidades navales  y 47 destacamentos en puertos.

Destacó que al llegar a la institución, el 27 de febrero del 2009, encontró un enorme déficit de unidades navales, algunas casi para descargo y otras no contaban con el equipamiento para ejercer sus misiones.

Al referirse  al bienestar de los miembros de la Marina, Lajara Solá apuntó que el fin es dar   una mayor  seguridad social a los alistados y familiares y la  mejora física de las destacamentos  navales en los lugares remotos.

Afirmó que en  un año  se han mejorado los puestos de Isla Beata, Cabo Rojo, Cabeza de Toro y Cumayasa, mientras se construye el de Boba, en Nagua, Punta Rusia,  en Puerto Plata y los puertos  de Farolí, Guanillo y Buen Hombre de la comandancia de  Manzanillo,  en la provincia de Monte Cristi.

Expresó que  se busca que los marinos cuenten con infraestructuras  adecuadas  para rendir sus misiones con mayor efectividad, dentro de una política que busca “recobrar y elevar la dignidad humana,  no importa en el lugar que se encuentren nuestro miembros”.

 Costo  El Plan Estratégico de la Marina de Guerra tiene un presupuesto de 250 millones de pesos y sería ejecutado en dos años, según Lajara Solá.

Explicó que aunque los recursos  son  limitados, el programa será llevado a cabo en base a un criterio gerencial de  tres fases:  orden de prioridades, optimización de recursos y transparencia

Lajara Solá  participó como invitado en el almuerzo semanal del Grupo de Comunicaciones Corripio. Le acompañaron  los  contralmirantes Luis Rafael Lee Ballester y Ramón Betances Hernández, subjefe de Estado Mayor e inspector general, respectivamente, así como el capitán de navío Juan Bienvenido Crisóstomo Martínez, jefe de Relaciones Públicas.

Plataforma tecnológica

El vicealmirante destacó que como parte de los esfuerzos por actualizar la Marina de Guerra cuenta con la “plataforma tecnológica más moderna del área” con equipos satelitales que reciben informaciones     de  vuelos y embarcaciones  ilícitas que son procesadas y pasadas a los guardacostas o patrulleros de  lanchas rápidas  con las coordenadas marítimas para ser detenidas.

También cuenta con el sistema de identificación de unidades para cumplir con la exigencia de    la Organización Marítima Internacional  de que cada buque mayor de 500 toneladas tenga un equipo que sea conectado vía satelital para conocer su ruta, carga y destino,  de manera que haya control estricto.

  Destacó, además,  que cuentan  con  el sistema de comunicación  de voz y data “Harris”,  que da la posición de los buques y  el cual no puede ser interceptado por ninguna otra red que no esté autorizada. “Queremos difundir lo que se llama la nueva Marina de Guerra en el sentido del equipamiento, entrenamiento y la visión que tenemos de la fuerza naval dominicana”, expresó.


COMENTARIOS