La modificación generación eléctrica reducirá déficit en US$450 millones

poi

La modificación del parque de generación eléctrica, con la entrada en el período 2018-2020 de nuevas plantas que no usarán derivados del petróleo, hará que las transferencias del Gobierno al sector eléctrico se reduzcan US$ 450 millones anuales, revela un informe sobre “Situación y avances de la estrategia del sector eléctrico dominicano”.
Se espera que la reducción de energía servida con fuel oil sea del orden del 45.3 por ciento en 2017 a 17 por ciento en 2020.
En cambio, la generación generada con carbón crecerá de 15.1 por ciento a 36 por ciento en el período.
También las energías renovables aumentarán de 1.7 por ciento a 6 por ciento.
Se tiene estimado que en el período 2018-2020 entrarán nuevos proyectos que generarán 1,400 megavatios. De esa cantidad, 762 megavatios corresponden a las plantas Punta Catalina y al proyecto de Expansión Hatillo, que aportará 12.7 megavatios.
Además, con el apoyo del Gobierno, entrarán 409,6 megavatios de energía limpia, de los cuales 276.6 megavatios serán eólicos y 132.9 corresponderán a solar.
“Para el 2020 la matriz de indexación se aproximará significativamente a la de generación”, expresa el informe.
El informe indica que el proyecto Punta Catalina está ejecutado en un 85.2 por ciento.
Se espera que para mayo se realice el primer encendido de prueba de la caldera de la unidad I con diésel, para luego hacer la prueba con carbón mineral en septiembre. Esta unidad operaría estable en diciembre y la unidad II lo hará en febrero de 2019.
El informe también resalta los avances en la reducción de pérdidas y afirma que con la ejecución de la segunda fase del proyecto que ejecuta la CDEEE con fondos multilaterales las pérdidas se reducirán en 5.61 por ciento.
Las pérdidas del sector, que estaban en 31.5 por ciento en 2016, pasaron a 29.3 por ciento en 2017 y se espera que se coloquen en 25 por ciento en 2018 y continúen reduciéndose a 22.3 por ciento en 2019, para que en el 2022 estén 15.0 por ciento.
El informe también resalta los beneficios obtenidos con los acuerdos hechos para el pago de la deuda a los generadores.
Cita entre sus beneficios, ahorros financieros superiores a los US$200 millones, dado que las tasas implícitas de facturas que fueron incluidas en el acuerdo, eran superiores al costo asumido anteriormente.
Destaca, asimismo, el beneficio del plazo adicional obtenido, lo cual permitirá una mejor posición financiera y de liquidez para los participantes
Igualmente, expresa que esos acuerdos produjeron “mejora en la relación con estos suplidores, que junto con la estrategia de reducción de pérdidas y la mejora en la gestión, se traduce en mejoría del servicio a la población”.
También reducen o eliminan las posibilidades de suspensión y penalidades contractuales y racionalizan los flujos financieros del sector, ya que se requiere una concentración del 75% de los flujos a través del Banco de Reservas.