La ONU acusa Ortega de violar derechos humanos Nicaragua

En esta imagen de archivo, tomada el 28 de mayo de 2018, policías con equipos antimotines, montados en la parte trasera de varias camionetas, disparan contra estudiantes universitarios que protestan contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en Managua. (AP Foto/Esteban Félix, archivo)
En esta imagen de archivo, tomada el 28 de mayo de 2018, policías con equipos antimotines, montados en la parte trasera de varias camionetas, disparan contra estudiantes universitarios que protestan contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en Managua. (AP Foto/Esteban Félix, archivo)

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) señaló ayer al Estado de Nicaragua como principal responsable de graves violaciones a los derechos de quienes participan en las manifestaciones contra el presidente Daniel Ortega, incluidas ejecuciones extrajudiciales, en un informe que fue rechazado por el Ejecutivo sandinista.
Este miércoles la Acnudh emitió en Ginebra y Managua un informe en el que señala al Gobierno de Ortega por el “uso desproporcionado de la fuerza por parte la policía, que a veces se tradujo en ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, y obstrucción del acceso a la atención médica”, entre otras violaciones a los derechos humanos, contra cualquier persona que opine distinto al Ejecutivo.
También denuncia “la grave crisis de Derechos Humanos desde inicios de la protesta”, que comenzaron el pasado 18 de abril, que “se ha caracterizado por múltiples formas de violencia y de represión, que ha dejado al menos 300 muertos y 2.000 heridos o afectados”. Asimismo, advierte que el Gobierno no ha reconocido ninguna responsabilidad por actos ilícitos o indebidos, sino que ha culpado a otros de la “violencia golpista”. En su informe, la Acnudh recomienda al Estado poner fin al hostigamiento, intimidación y criminalización de las personas asociadas a las protestas. En su documento de respuesta, el Ejecutivo “rechaza de manera integral el denominado informe presentado por la Acnudh, por considerarlo subjetivo, sesgado, prejuiciado y notoriamente parcializado, redactado bajo la influencia de sectores vinculados a la oposición y ausente del debido cuidado en su redacción de manera objetiva”.
“El Estado de Nicaragua no está de acuerdo con el contenido y las recomendaciones del denominado informe, por estar basadas en valoraciones e informaciones parcializadas y subjetivas, lo que en consecuencia y de manera lógica induce a recomendaciones innecesarias y sin fundamento”, dice el Gobierno.