La otra cara de la moneda

d7

De exitoso puede calificarse el II Taller Regional “Salud Urbana”, organizado por la Oficina Regional para América Latina y el Caribe y su director, Dr. Manuel Limonta, Phd, con sede en El Salvador, auspiciada por la “International Council for Science Unions” (ICSU) un organismo no gubernamental fundado en 1931, integrado por 120 miembros (organizaciones científicas) representantes de 140 países del mundo, incluyendo República Dominicana, contando esta vez con el decidido respaldo del gobierno salvadoreño, sus principales ministerios e instituciones.
El tema Salud Urbana cobró inusual importancia mundial en la medida que fue observándose, a la luz de los procesos históricos migratorios internos, el ritmo acelerado de crecimiento urbano y la enorme complejidad y profundización de los problemas sociales, económicos y medio ambientales, así como la marcada carencia y deficiencia de servicios básicos preventivos, sanitarios y hospitalarios, el incremento de enfermedades crónicas y epidémicas, la contaminación ambiental y los múltiples males sociales, (pobreza, desempleo, drogadicción, alcoholismo, violencia, criminalidad, delincuencia, corrupción) a los que se agrega el enorme déficit de viviendas (la mayoría sin condiciones mínimas) transporte, educación, en fin todo lo que la inequidad de un sistema de gobernanza que sobrevive a espalda a los derechos fundamentales del ser humano, arroja.
El Taller-Encuentro sobre Salud Urbana celebrado en el auditorio de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de El Salvador los días 27 y 28 de septiembre, contó con la representación de diez países vecinos (Bolivia, Brasil, Cuba, Colombia, Honduras, Haití, Jamaica, Guatemala, República Dominicana y El Salvador, como anfitrión) y la presencia de los Viceministros de Salud, Obras Públicas, Educación y Justicia, quienes expusieron a un público abarrotado de jóvenes estudiantes y profesores el modelo salvadoreño de Salud Urbana, su plan, bien estructurado, de implementación y lineamientos de política pública adoptado por el gobierno bajo la coordinación del Ministerio de Salud en un esfuerzo mancomún con los gobiernos locales y los sectores inter relacionados de la sociedad civil para su efectiva divulgación, promoción y ejecución, todos focalizados para enfrentar y superar en lo posible los problemas y males denunciados que amenazan seguir creciendo, si no se asume una firme y determinada actitud de todos los actores.
Esa alentadora y sana propuesta que, nos dejara la grata impresión de un futuro mejor, junto con el verdor de las colinas residenciales que bordean la iluminada autopista del Aeropuerto Monseñor Romero, el confortable Hotel Sheraton y las esporádicas escapadas a magníficas exhibiciones del Museo del Arte, el Museo Arqueológico y La Joya de Ceren, se desplomó de repente. Justo el día de nuestra partida, luego de recorrer de prisa el casco de la ciudad capital, descarnada y tiste que muestra la otra cara de la moneda, su lado oscuro: La realidad inocultable, desconsoladora que se agrava con la aterradora noticia que dan las autoridades, desconcertadas e impotente a la prensa: “Mas de 250 vidas fueron segadas por el crimen y la violencia en esa última semana de septiembre. ”La escalada de la gran tragedia de un pueblo digno y sufrido.


COMENTARIOS